Mendoza: la inseguridad sigue siendo un tema sin solución

El año cierra con 139 homicidios, entre los cuales hay casos resonantes como el asesinato del médico Sebastián Prado, el abogado Marcos Derpich y Gustavo Pellegrina.

Si uno hace un balance de este 2013, encontrará a la inseguridad como uno de los temas de agenda principales para el Gobierno Provincial. El año cierra con 139 homicidios -incluido el crimen ocurrido ayer en Corralitos- entre los cuales hay casos resonantes como el asesinato del médico Sebastián Prado, el abogado Marcos Derpich y el reciente episodio que tuvo como protagonista a Gustavo Pellegrina, quien fue asesinado en un partido de fútbol sala. Estos hechos tienen características en comunes por la violencia con la que los delincuentes ultimaron a estas víctimas.
Ya han pasado tres meses del crimen de Prado. El mismo despertó la indignación popular de muchos mendocinos que salieron a la calle a reclamar justicia por que este hecho no quede impune, algo que hasta el momento no ha podido pasar ya que no se han producido avances ni imputados por el trágico deceso de este padre que murió frente a su familia.
Con Derpich ocurre algo similar. Este crimen tuvo lugar el viernes 9 de agosto en el Corredor del Oeste y hasta acá no hay nada que indique que los investigadores están cerca de la o las personas que acabaron con la vida de este profesional.  No está claro el móvil del homicidio ni tampoco fue hallada el arma con la que se cometió este hecho.
El jueves pasado se jugaba la final de fútbol sala en el Poliguay cuando se produjo un enfrentamiento entre dos hinchadas rivales del fútbol local y un disparo terminó con la vida de Gustavo Pelegrina, de 29 años, oriundo de kilómetro 11 de Guaymallén.Anoche sus familiares y amigos llevaron a cabo una marcha pidiendo Justicia y el esclarecimiento del caso.
A fin de año, cuando parecía que había pasado lo peor para el sector de Seguridad, Carlos Aranda anunció su renuncia a su cargo de ministro. Su reemplazante elegido fue Leonardo Comperatore, que estaba a cargo de la formación de los policías en el Instituto Universitario de Seguridad. El hombre viene del mismo sector político, es decir el espacio construido por el vicegobernador Carlos Ciurca, quien mantiene el poder sobre Seguridad.
Aranda era ministro desde el año 2009. Llegó en reemplazo de Ciurca y se había mantenido a pesar del cambio de Gobernador. Justamente es un hombre de confianza del Vicegobernador y forma parte de su grupo político. Este año había tenido varias situaciones que lo desgastaron y el detonante fue la crisis generada con las protesta de la policía local.
Ahora, habrá qué ver cómo Comperatore se hace cargo de la cartera más caliente del Gobierno y si, de alguna manera, baja la inseguridad en la provincia.

Comentarios