Matías Roby fue sobreseído tras ser acusado de ñoqui por no ir a trabajar

El ex ministro de Salud faltó 171 días a su cargo público pero igual cobró su sueldo. La justicia mendocina consideró, en un fallo inédito, que tenía un régimen laboral “especial”.

Si cualquier persona faltara 171 días a su trabajo, seguramente sería despedido. Lo cierto es que esto no es así, aparentemente, para determinados ex funcionarios del gobierno de Mendoza.

El caso es el de Matías Roby, ex ministro de Salud de la gestión de Paco Pérez, que ayer por la tarde recibió la absolución por parte del Tribunal compuesto por Rafael Escot, Gonzalo Guiñazú y Diego Lusverti, después de haber sido denunciado por el gremio Ampros por fraude al Estado.

La denuncia contra Roby sostenía que el médico deportólogo, quien entre 2008 y 2009 tenía un cargo en el Ministerio de Salud, faltó 171 días a trabajar. En ese entonces, había solicitado una adscripción a la Secretaría de Deportes, pero quien era la encargada del área, Beatriz Barbera, descubrió que no iba a trabajar y dio aviso al Ministerio de Salud, pero el entonces ministro Carlos Behler archivó el sumario y, años después, el gremio de los médicos Ampros reflotó aquella situación e hizo una denuncia penal.

Previamente la Fiscalía, a cargo de Sebastián Capizzi, consideró que el exfuncionario no había cometido delito al faltar 171 días al trabajo (y cobrar un sueldo del Estado en ese período), antes de que sea ministro, y por lo tanto solicitó la absolución del acusado. Sin embargo, la querella había pedido 2 años de prisión e inhabilitación para ejercer en la función pública, según consignó el portal digital elmemo.

Finalmente, el Tribunal coincidió con el fiscal y Roby fue absuelto debido a que los jueces consideraron que el médico  desempeñaba una “función especial”. Las razones  que esgrimió el doctor de sus reiterados faltazos fueron más curiosas aún, ya que dijo haber estado atendiendo a personal del Estado en su clínica privada.

Comentarios