«Será dentro de poco que pueda conocer a mi nieta»

Luego de 37 años, una Abuela de Plaza de mayo mendocina recuperó a su nieta apropiada.

Pasaron 37 años y ayer María Domínguez pudo desatarse el nudo en la garganta y hablarle a su nieta. “Espero que nos conozca, porque todavía no la conocemos, y que esté bien con nosotros”, decía María que acababa de confirmar que habían hallado a su nieta y que se transformaba en la historia 117 de recuperación de identidad desde que Abuelas de Plaza de Mayo comenzó su lucha.

Fue el 9 de diciembre de 1977 cuando un grupo de tareas de la dictadura militar secuestró a Walter Domínguez, su hijo, y a Gladys Castro, su nuera. La joven estaba embarazada de 6 meses. La fecha de parto era marzo de 1978.

Desde ese día María y toda su familia vivieron angustia e incertidumbre. Pero nunca cesaron en la búsqueda. Su nieta nació en cautiverio y es la segunda nieta recuperada de Mendoza. Oficialmente quedan resolver al menos 5 apropiaciones de niños ocurridos entre 1975 y 1983.

“Son 37 años que estamos esperando esto”, expresó la conmovida abuela y referente de Madres de Plaza de Mayo en Mendoza.  Angelina, la abuela materna y mamá de Gladys, también se mostró conmovida. “Lo vivimos con alegría. Será dentro de poco que pueda conocer a mi nieta, si Dios quiere y que estemos todos juntos y ella se sienta bien con nosotros”.

El primer dato sobre la posibilidad de hallar a la nieta de María llegó en 1994. Allí el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos de Mendoza entregó a Abuelas una denuncia anónima sobre una niña nacida en marzo de 1978. La bebé había aparecido en el hogar de una pareja mayor de un día para otro y generó sospechas. La resolución del caso se demoró 21 años. El 16 de julio último, la joven accedió a realizarse un estudio para establecer su identidad y el jueves pasado, 27 de agosto, el Banco Nacional de Datos Genéticos informó a la CONADI que era hija de Walter y Gladys. “Falta mucho por hacer”, dijo Estela de Carlotto y exhortó a que “nada de lo que se hizo vuelva para atrás. Nada, ni un pasito atrás”.

En la conferencia de prensa también estuvieron otros parientes. Por ahora desde Abuelas de Plaza de Mayo no difundieron más datos sobre la nieta recuperada para que realice el proceso de asimilación de su nueva identidad y sea ella quien elija cuándo y cómo comunicar la historia que le construyeron luego de ser apropiada. Lo mismo ocurre con el encuentro con su familia real.

En marzo del 2007 Rebeca Celina Manrique, quien había sido secuestrada junto a sus padres el 24 de julio de 1977 en la terminal de ómnibus, también recuperó su identidad. La joven vivía en San Juan.

Comentarios