Anunció un plan de reformas en el que se destacaron tres puntos: lograr equilibrio fiscal, crear empleo y combatir la pobreza. Pidió a universidades ayudar a reducir el gasto público.

El presidente Mauricio Macri anunció ayer desde la cúpula del Centro Cultural Néstor Kirchner un plan de reformas en el que se destacaron tres ejes: combatir la pobreza, crear empleo y lograr equilibrio fiscal. Además, llamó a generar un acuerdo de “consensos básicos” a todos los sectores políticos, sociales y económicos en el que, advirtió, “cada uno” deberá “ceder un poco, perderle el miedo al cambio” y despojarse de “etiquetas y prejuicios”.

Tras el apoyo que recibió en las últimas elecciones, el presidente enfatizó ante gobernadores, jueces, empresarios y sindicalistas que el cambio profundo “es ahora o nunca”. Y afirmó: “Los convoco a lograr entre todos consensos básicos que nos permitan trazar un camino de futuro para lograr estabilidad y una Argentina más justa”.

En su discurso Macri enumeró como puntales la baja de la inflación, del gasto público y de impuestos y la creación de empleo. Para ello, el ejecutivo impulsará reformas tributarias, del sistema previsional y laboral.

En un párrafo aparte, el presidente, realizó un llamativo pedido a las universidades públicas. El mandatario se quejó del aumento en la cantidad de docentes y consideró que las casas de altos estudios deben asignar de “manera más eficiente sus recursos” y contribuir a la “reducción del gasto público”.

En línea con la necesidad de bajar el gasto público y de terminar con las “inequidades y los privilegios” insistió con la idea de “pensar una Argentina diferente y de reforma permanente”.

En un tiro por elevación a los gobernadores el presidente los convocó a “pensar soluciones duraderas” para lograr el “equilibrio fiscal en todos los niveles de gobierno” y “acercarnos lo más posible al superávit de las cuentas públicas”. “No podemos seguir gastando más de lo que nos ingresa. Tenemos que comprometernos al equilibrio fiscal en todos los niveles de gobierno, acordar un camino entre la Nación y las provincias para acercarnos lo más posible al superávit de las cuentas públicas”, planteó.

Sobre la inflación, Macri advirtió que es el resultado de “una mala política” y pidió “un compromiso de todos para que nunca más volvamos a tener inflación”.

En relación a la reforma tributaria, que el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, dará a conocer mañana, el presidente sostuvo: “Necesitamos una moneda estable y más créditos para sostener la inversión”. Al tiempo que adelantó que la reforma que enviará el ejecutivo al Congreso tendrá en uno de sus ejes la reducción de los impuestos para beneficiar la inversión y el empleo.

Además, sostuvo que el gobierno va a seguir “combatiendo los excesos en la litigiosidad laboral, que se ha convertido en el negocio de unos vivos” y que atenta también contra las posibilidades de inversión.

En relación a las jubilaciones, llamó a tener “una conversación adulta y honesta” sobre el sistema previsional, al que definió como un esquema que “esconde serias inequidades y no es sustentable”. Anticipó que si bien seguirá siendo “universal, público, solidario y de reparto” el Gobierno abrirá en los próximos días una mesa de diálogo para su reestructuración.