El presidente brasileño Luiz Lula da Silva deja el gobierno con un índice de popularidad del 87 por ciento, el mayor índice obtenido por el mandatario en sus ocho años de gestión, según un sondeo de la consultora Sensus.

  Además, la gestión de gobierno de Lula, que culminará mañana, obtuvo en esta encuesta 83,4 por ciento de aprobación, en tanto el 65 por ciento de los consultados estimó que la gestión de su sucesora, Dilma Rousseff, dará continuidad a las políticas aplicadas actualmente y 69,2 por ciento cree que su gestión será buena y óptima. Los resultados de la encuesta fueron hoy comentados por el jefe del Estado, quien resaltó que “Dios no da dos veces de regalo” una popularidad tan alta y estimó que en el futuro es difícil que obtenga índice de imagen de esa magnitud. Según el sondeo, la aprobación popular a Lula aumentó significativamente frente al 80,5 por ciento detectado por una investigación anterior, realizada en agosto por la misma empresa.