Marvel estrenó la semana pasada Luke Cage, la tercera serie que produjo junto a Netflix, y que forma parte del pequeño universo televisivo que desembocará en una miniserie de Los Defensores.

Después de la buena recepción que recibieron las versiones televisivas de Daredevil y Jessica Jones, la barra fijada para Luke Cage era alta, pero no hace falta ver más que un par de capítulos para darse cuenta de que Marvel está extremadamente afinado a la hora de producir sus series, por lo que la nueva entrega se transformará en otro éxito.

Luke Cage fue uno de los primeros superhéroes negros de Marvel. Apareció por primera vez en 1972, una época clave en la historia racial de Estados Unidos, cuando el movimiento por los derechos civiles estaba en un punto de extrema conflictividad. En la serie, si bien se trajo al héroe a nuestra época, se mantiene presente la tensión racial: Harlem, uno de los barrios negros con más historia de Nueva York, está en crisis, y el mafioso que lo controla, Cornell “Cottonmouth” Stokes (Mahershala Ali), comienza una guerra con un hombre que parece indestructible.

El hombre es Luke (Mike Colter), un ex convicto que adquirió superpoderes durante su estadía en prisión. Si bien en un comienzo intenta mantenerse alejado de los problemas que aquejan a su barrio, un hecho inesperado lo pondrá en acción.

La historia parece extremadamente trillada, y lo es. El punto más flojo de Luke Cage es que no aporta casi nada original. Durante los últimos cinco años se estrenaron más de 30 películas de superhéroes, y por lo menos una decena de series televisivas. Si bien la serie de Netflix no le copia a ninguna, los mecanismos de la “historia del héroe” están tan vistos y repasados, que el avance de la trama se vuelve irremediablemente predecible. De todas maneras, esto es un problema del género más que un problema de Luke Cage específicamente.

La falta de originalidad no es impedimento para que la serie sea entretenida. Los tiempos están muy bien manejados, y las secuencias de acción, más bien escasas, se mezcla con la historia de manera orgánica, por lo que no hay capítulos aburridos. La música es otro punto fuerte, y las escenas ambientadas con las canciones que tocan en el club de Cottonmouth se transforman rápidamente en una de las marcas registradas de la serie.

Para los fanáticos de Marvel, Luke Cage es una parada obligatoria, debido a que todo lo que suceda en esta serie modificará el universo que aparece en otras series y películas del gigante de los cómics.

Estreno

Westworldwestworld

Inspirada en la película homónima de 1973,Westworld es una serie de ciencia ficción creada por Jonathan Nolan, que reúne a J. J. Abrams y Bryan Bunk como sus productores ejecutivos.

La historia nos lleva a un futuro en donde el Dr. Robert Ford desarrolló y perfeccionó un parque de alta tecnología. Allí los visitantes pueden revivir el mundo western. Pero la apuesta más grande de este mundo está relacionada con que ninguna experiencia está vetada: pueden robar, matar o cualquier otra cosa.

Fecha de estreno: 2 de octubre

Canal: HBO

Nueva temporada

Ash vs. Evil Deadash-vs-evil-dead

La serie creada por Sam Raimi, Rob Tapert y Bruce Campbell, vuelve con nuevos capítulos para continuar con la historia de “Ash Williams” , quien no podrá seguir evadiendo sus responsabilidades.

“Ash” disfrutaba de su jubilación luego de hacer una tregua con su enemiga “Ruby” sin embargo, el retiro le duró poco ya que un ejército de “deadites” se etableció en su natal Elk Grove, Michigan. En la nueva entrega, “Ash” unirá fuerzas con “Ruby” para controlar el mal, junto a “Pablo Simón Bolívar”, y “Kelly Maxwell”.

Fecha de estreno: 2 de octubre

Canal: Starz