El dirigente se abrió de la marcha porque consideró que lo de Moyano es una disputa personal con el presidente al tiempo que denostó la participación de sectores kirchneristas.

El titular de la Unión de Trabajadores Gastronómicos y Hoteleros (Utghra), confirmó ayer que no participará de la movilización convocada por Hugo Moyano para reclamar cambios en la política económica, prevista para el 21 de febrero.

“La marcha del miércoles de la semana que viene dejó de ser una movida gremial con sustento y se convirtió en una disputa personal entre el dirigente camionero y el presidente Mauricio Macri”, dijeron a Télam voceros de su sector.

Otra de las razones de Barrionuevo para no sumarse a la movilización convocada para el 21 a las 15 en el cruce de las avenidas Belgrano y 9 de julio por Moyano -acompañado por las CTA, la Corriente Federal de Trabajadores y organizaciones sociales- es debido a “la participación de sectores vinculados con el kirchnerismo”.

Desde que Moyano convocó a la marcha del 21 de febrero, los primeros sectores gremiales en tomar distancia fueron los sectores de los “gordos” e “independientes”, y rápidamente se sumaron los metalúrgicos de Antonio Caló, los mecánicos de Ricardo Pignanelli, los ferroviarios de Sergio Sassia y Omar Maturano y los choferes de Roberto Fernández.