Lugo abandonó el hospital “en buenas condiciones”

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, fue dado de alta ayer del hospital Sirio-Libanés de San Paulo, donde había sido internado de urgencia el último fin de semana.

El mandatario, quien se somete a un tratamiento quimioterápico para combatir un cáncer linfático, se encuentra “en buenas condiciones para su regreso a Paraguay”.
“Me siento muy bien y agradezco la tremenda solidaridad demostrada”, dijo el presidente paraguayo a su salida de la clínica, acompañado por su hermano, Pompeyo Lugo, y colaboradores cercanos.
Lugo llegó a Brasil el sábado para ser atendido de emergencia por lo que se sospechaba inicialmente como una dolencia por una infección de garganta, que podía propagarse a los pulmones y ponerlo en riesgo vital.
Sin embargo, exámenes posteriores comprobaron que el líder paraguayo sufría de una trombosis en la vena cava superior.

Comentarios