La Asociación Xumek presentó su informe anual sobre la situación de los DDHH en Mendoza. El documento de más de 400 páginas fue declarado de interés por la UNCuyo.

La Asociación de promoción y protección de los DDHH Xumek presentó un nuevo informe que contiene más de cuatrocientas páginas que describen la situación de los derechos humanos en la provincia a través de once ejes temáticos. Una de las novedades es que además de abordar los ejes tradicionales, incluidos en ediciones anteriores como memoria, verdad y justicia, violencia institucional o la situación en las penitenciarías, esta edición suma nuevas categorías como género y diversidad sexual, medio ambiente, migrantes y comunidades indígenas y salud y derechos humanos. Decisión que respondió a una necesidad de ampliar el panorama de los DDHH y ayudar a pensar futuras políticas en la materia.

La publicación coincidió con la celebración de los diez años de vida de Xumek y por primera el informe se presentó en la Universidad Nacional de Cuyo. En ese marco el vicerrector de la institución, Jorge Barón, declaró la publicación de interés institucional.

Tras un repaso por algunos de los ejes del informe, el presidente de Xumek, Lucas Lecour, se refirió a la situación carcelaria de lo que dijo que la única solución a la vista ha sido la construcción de más cárceles y que casi nada se hace para que las personas no reincidan o no lleguen a la cárcel. En este sentido remarcó que se persigue al delincuente y se atacan las consecuencias del delito, pero no se hace hincapié en la prevención. “Si no se trabaja para que las personas no lleguen a cometer un delito, vamos a seguir construyendo cárceles y recibiendo más condenas internacionales. No es que tengamos la verdad absoluta, nosotros mostramos en este informe la verdad que estamos viendo. Y queremos que el gobierno muestre la suya para sentarnos a discutir para pensar ideas”, destacó el abogado.

Párrafo aparte mereció el caso del Instituto Próvolo que es abordado en el eje de niñez del informe. Lecour afirmó que las atrocidades que han escuchado en los juicios de lesa humanidad son los mismos que han escuchado en el Próvolo, por lo que remarcó que es importante que los mendocinos se involucren en el caso porque se trata de víctimas que han sufrido situaciones inimaginables durante muchísimos años.  En este punto el letrado disparó duras críticas hacia la iglesia católica por el encubrimiento y el intento permanentemente de tapar la situación, y lamentó la falta de atención y contención por parte del Estado a las víctimas siendo que desde Xumek insistieron que se trataba de víctimas con vulnerabilidad múltiple lo que necesitaba de toda una red de acompañamiento para evitar re victimizar a los niños y niñas.

En ese sentido señaló que tuvieron que hacer denuncias para que el Estado se hiciera presente y que por eso recibieron varios golpes por parte de la ex ministra de Salud (Claudia Najul), quien hoy es diputada nacional, quien los acusaba de hacer política con el caso. “Estábamos pidiendo y denunciando porque éramos la voz de las víctimas.  No somos neopunitivistas como nos dicen, lo que no queremos es selectividad en los procesos. Hoy tenemos al ex ministro Giacchi o la monja Kumiko en libertad y a un montón de perejiles presos”, cerró Lecour.