El restaurant de la familia Millán extenderá su capacidad a 80 cubiertos y abrirá un nuevo espacio para eventos corporativos y sociales llamado Barceló.

La familia Millán, dueños de la cadena de supermercados Átomo, apuesta a lo grande con la remodelación de su restaurant Abrasado, ubicado en el interior de la Bodega Los Toneles. El mismo reabrirá sus puertas a mediados de febrero, con nuevos sitios para eventos sociales y corporativos. El espacio de comidas de 200 m² extenderá su capacidad a 80 cubiertos (adentro del complejo), con posibilidad que se le sumen otros 40 más con las mesas ubicadas en las galería; mientras que el flamante lugar donde se desarrollarán distintos tipos de actividades se denominará Barceló, tendrá una superficie total de 200 m² y una capacidad para 120 personas. Este nuevo espacio, más acotado y destinado a eventos exclusivos, funcionará en paralelo al salón de eventos que ya tiene la bodega Los Toneles en Guaymallén.

Desde 2002, según explica a Área Tres Melisa Millán, se  ha trabajado restaurando cada espacio del predio para lograr que vuelvan a la vida, ya que se encontraban en un estado de abandono importante. Implicó un arduo trabajo y dedicación por parte de sus actuales dueños, una tradicional familia mendocina con inversiones en el supermercadismo, frigoríficos, la agroindustria, la olivicultura y la vitivinicultura.

Debido al esfuerzo y la importancia otorgada por la familia a rescatar y preservar la impronta arquitectónica de este edificio, en 2008 la bodega ubicada en Lateral de Acceso Este en Guaymalllén fue declarada “patrimonio cultural” de Mendoza, gracias a los trabajos de refuncionalización, remodelación y puesta en valor del edificio.

“Estamos adaptando el restaurant a una clientela mayor, nos estaba quedando muy chico el espacio para recibir comensales. Con respecto al salón, hay un nicho de mercado que requiere lugares que puedan recibir de 80 a 100 personas o un poco más, eso buscamos con el nuevo espacio Barceló. Tenemos salas privadas, el restaurant y la novedad de un sitio para desarrollar distintas clases de eventos con exclusividad. No apuntamos solamente a lo gastronómico”, expresó Melisa, gerente de la bodega.

La creación de este salón de eventos era una “necesidad” que le hacían llegar sus clientes. “En muchos casos, tenemos personas que te exigen un lugar más exclusivo. Lo que nos pasaba es que al no tener un área pequeña teníamos que cerrarle el establecimiento y solamente nos quedaban las salas privadas. La bodega se empezó a posicionar con eventos grandes. Es la única que tiene capacidad para mil personas en las inmediaciones de la Capital, estamos posicionados en la realización de acontecimientos de diverso calibre”, explica una de las hijas de José Millán.

Charlas, simposios, capacitaciones, ente otros eventos podrán realizarse en Barceló. En ese sentido, desde la firma dispondrán de proyectores y pantallas de avanzada para facilitarles a aquellos que contraten los servicios de bodega Los Toneles.

Entre las características de la obra, desde la empresa adelantaron que la entrada estará revestida en piedra simulando ser un patio de origen italiano, respetando el valor histórico de la bodega. Se realizó una galería completa, además la cocina se demolió completamente y se amplió un 300%, se trajo todo nuevo referido a la gastronomía. También se desmanteló una pared en las salas para unificar otras. Barceló tendrá todo un sistema moderno de sonido e iluminación, con pantalla de LED y dispondrá de una cocina propia.

Desde Los Toneles prefirieron no estimar el monto total de inversión, ya que están en la obra y no tienen un costo total definido.

“El complejo tiene un estilo clásico y elegante, tiene detalles de estilo italiano y francés. Abrasado va tener mucho dinamismo desde la mañana a la noche, una persona se puede sentar en el patio a tomar un trago o  un café sin necesidad de estar consumiendo todos los productos de la carta”, subrayó Federico Pettit, gerente de alimentos y bebidas de la firma en cuestión. El profesional, precisó que el espacio gastronómico  contará con un laboratorio culinario a la vista del comensal.

Asimismo, Melisa Millan mencionó que entre los objetivos para el presente año se encuentran además de la concreción de la remodelación del restaurant, la inauguración de la champañera en el departamento de Junín como así también continuar con las degustaciones maridadas que se volvieron a llevar a cabo en el lugar.

Oferta Gastronómica

Abrasado, ofrece cortes de carne a las brasas en un menú que combina la típica parrillada argentina con una mezcla de técnicas culinarias de la cocina mediterránea y francesa.

El signo distintivo del espacio son los cortes Dry Aged Beef – Carnes Maduradas en Seco (T-Bone, Bife de Chorizo y Ojo de bife con hueso), este proceso nace a partir de la selección de cortes de carnes Millán criados y faenados en el sur de Córdoba, que puestos en un ambiente con humedad, temperatura y circulación de aire controlado dan como resultado carnes mucho más blandas y llenas de sabor.

Otra de las opciones dentro del menú es la combinación de cortes de carnes exóticas como ciervo, pato y codorniz que, acompañados con diferentes guarniciones y salsas, logran el maridaje con los vinos propios de la bodega.

En cuanto a la cámara de maduración, fue completamente diseñada y construida a medida para el espacio y la propuesta.

Restauración del salón principal

La fachada principal y los laterales de ladrillo a la vista denotan la impronta que identificó el estilo de construcción de bodegas hasta los años ‘40 en Mendoza. A simple vista se puede admirar la clara representación del reciclado o restauración que se le dio a este patrimonio. Lo que se realizó fue colocar grandes refuerzos estructurales de hierro insertos en el ladrillo, para luego artesanalmente volver a colocarlos para que el muro no luzca intervenido. Se realizó una estructura elevada tipo cajón de 80 cm en hormigón armado en todo el perímetro, para luego rellenarlo con material de compactación.

Una vez compactado se colocó una gran capa de hormigón puro, para realizar una plataforma seccionada con listones de hierro formando un damero.

Para un salón de capacidad tan amplia es necesaria una buena infraestructura que soporte estos servicios fundamentales, para ello las antiguas piletas de fermentación se reformaron para contener las cocinas y baños. Esto fue una de las ideas creativas que tuvo el arquitecto Juan Conte, a cargo del proyecto de remodelación y ampliación de los espacios destinados a gastronomía y eventos en Los Toneles, para conservar la construcción original de la bodega.

Se reforzaron todas las estructuras existentes de hierro del techo, con perfiles y ángulos. En el caso de las columnas metálicas del centro del salón, que unen las dos naves sobre las que se extiende el restaurante y el nuevo espacio Barceló y que estaban en su base completamente oxidadas y deterioradas, para poder hacer el recambio por unas nuevas se armaron andamios para soportar el peso del techo y se excavó 3 metros de profundidad para colocar las nuevas. Así se logró la estabilidad del centro del salón, explica el arquitecto Conte.

Joya de la vitivinicultura mendocina

Los Toneles es una bodega urbana, ubicada en el ingreso de la Ciudad de Mendoza por Lateral de Acceso Este en Guaymallén.

Se trata de un multiespacio de elaboración y veneración del vino, que brinda tributo a la rica historia cultural y arquitectónica mendocina. Antigua y pionera, la bodega fue fundada en 1922 y representa la arquitectura de la Revolución Industrial, identifica los valores culturales de la sociedad local y de la edad de oro de la vitivinicultura argentina.

Galardonada por Great wine Capitals, posee dos medallas de plata en el año 2013 en la categoría “Bodega familiar” y “Arquitectura y paisajes” y el último de oro en 2014 en la categoría “Arquitectura y Paisajes”.

En el año 1883, llega a Mendoza la familia Armando,  dos inmigrantes italianos que comienzan a trabajar las tierras en Guaymallén, cumpliendo su sueño de fundar la Bodega en 1922. El primer nombre fue “Armando Hermanos”, en honor a sus fundadores. Luego cambió su denominación  a “Los Toneles”, debido a que era conocida popularmente como “la bodega de los toneles”, por la gran cantidad de toneles de roble que había en el complejo.