Son canciones viejas, lanzadas hace una semana; La recepción critica fue mixta.

"Pertenece a un catálogo viejo", dijo el guitarrista de la banda Joey Santiago, quien junto al vocalista "Black Francis" Thompson y el bajista David Lovering ha mantenido la banda en el podio de la escena del rock indie estadounidense desde los años 1980.

"Indie Cindy", quinto álbum de estudio de los Pixies y el primero desde "Trompe le Monde" en 1991, reúne una docena de temas que ya habían sido publicados anteriormente en tres discos EP (Extended Play es un álbum con cuatro títulos).

Los Pixies jamás han dominado las listas de éxitos, pero aun así han tenido un impacto enorme en la cultura musical y la escena independiente desde que se agruparon en Boston en 1986 e influenciaron con su sonido crudo y de garage a bandas como Nirvana, Weezer y Radiohead.

Las críticas a "Indie Cindy" han sido mixtas. Mientras la biblia Rolling Stone menospreció el álbum, el semanario musical británico NME lo alabó calificándolo "de sonidos libres, aventureros y explosivos".

Para Santiago, el disco es "una progresión honesta" y una especie de fotografía del lugar donde los Pixies están ahora y al que podrían dirigirse a partir de este momento, cuando todos sus miembros alcanzaron la mediana edad.