Los monjes del Cristo Orante recibieron la prisión domiciliaria

La fiscalía había pedido la prisión preventiva y el abogado defensor, Eduardo de Oro, había solicitado la prisión domiciliaria, la cual finalmente fue otorgada.

Los monjes Diego Roque y Oscar Portillo, acusados de abuso sexual, aguardarán el proceso judicial en un domicilio de la capital mendocina, según lo determinó el juez Fernando Ugarte.

La fiscalía había pedido la prisión preventiva y el abogado defensor, Eduardo de Oro, había solicitado la prisión domiciliaria, la cual finalmente fue otorgada.

La audiencia comenzó este miércoles a las 10 de la mañana y finalizó después del mediodía, según publicó Infouco.

Al retirarse los dos monjes se limitaron a decir: “no tenemos nada para decir en este momento” y se retiraron con una fuerte custodia.

Ambos religiosos están imputados por abuso sexual agravado y corrupción.

Estos delitos habrían ocurrido en las instalaciones del Monasterio Cristo Orante de la zona de Gualtallary en Tupungato y datarían del año 2009.

Esta decisión de otorgarles la prisión domiciliaria a Roque y a Portillo no cayó para nada bien en los familiares y allegados de las víctimas.

Comentarios