Los hinchas de River recordaron en tiempo real la final de Madrid con Boca

A un año de la consagración del Millonario en la Copa Libertadores 2018, miles de hinchas festejaron en las redes sociales y con una pantalla gigante ubicada en el Monumental.

Los fanáticos de River Plate recordaron ayer en tiempo real, en las redes sociales o en una pantalla gigante ubicada sobre Avenida Udaondo, al costado del estadio Monumental, las acciones de la final “eterna” de la Copa Libertadores ganada a Boca Juniors hace exactamente un año, en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid.

La celebración, virtual y física, fue una continuidad de los festejos que comenzaron en la noche del domingo a la hora cero del lunes en el estadio, un cuarto de hora después de la increíble derrota con San Lorenzo por la 16ª fecha de la Superliga.

Con un Monumental repleto para ver el último partido del año por la Superliga, los festejos comenzaron con fuegos artificiales, proyecciones de la campaña, una recreación multimedia en el campo de juego y el inolvidable momento de Marcelo Gallardo cantando junto a los hinchas antes del show del grupo de rock Turf, que terminó con los futbolistas subidos al escenario.

Las luces del Monumental se apagaron ya de madrugada y ayer, desde temprano y hasta el mediodía, el estadio volvió a ser escenario de evocación con todos los empleados del club ataviados con la camiseta de la banda roja.

Esa iniciativa terminó con una foto colectiva dentro del campo de juego del estadio de la que participaron también los dirigentes, incluido el titular de la institución, Rodolfo D’Onofrio, que se prendió al momento de los cánticos recordatorios del 9-12.

Entrada la tarde comenzaron los preparativos para la evocación en tiempo real del partido revancha en Madrid, que dio comienzo a las 16.30 de Buenos Aires.

Una pantalla gigante se instaló sobre Avenida Udaondo para proyectar el partido completo nuevamente y gritar otra vez los goles de Lucas Pratto, Juan Fernando Quintero y Gonzalo “Pity” Martínez en el horario exacto de su concreción.

Cerca de mil fanáticos desafiaron el calor de la tarde porteña y se hicieron presentes en el lugar; mientras cientos de miles repetían en mismo ritual desde la página de Facebook o bien seguían el minuto a minuto por Twitter, como si la final hubiera vuelto a jugarse un año después.

Comentarios