Los documentos que comprometen a la Iglesia italiana con el caso Próvolo

Los documentos se relacionan con Eliseo José Pirmati, uno de los sacerdotes acusados de abusos en el Instituto Próvolo de La Plata.

Dos documentos revelados recientemente por Diario Perfil indican que las autoridades eclesiásticas en Verona, Italia, estaban al tanto de los casos de abusos que ocurrían en las sedes del Próvolo. Los documentos se relacionan con Eliseo José Pirmati, uno de los sacerdotes acusados de abusos en el Instituto Próvolo de La Plata.

Pirmati vivió 37 años en La Plata, luego dejó el país para reinstalarse en Verona. El sacerdote se encuentra refugiado en la Casa Madre de la Congregación Stradone Antonio Próvolo en Verona. La propiedad está vinculada al Instituto Próvolo de esta ciudad, donde también se han denunciado abusos.

El primer documento revelado es un acta de la Fiscalía General ante los tribunales de Verona, Italia, y data de 2017. Es el pedido de archivo de una presentación en torno al obispo de la ciudad, Giuseppe Zenti, máxima autoridad de la Iglesia Católica en esa jurisdicción. En el acta se refleja una discusión que mantiene con la asociación de ex alumnos sordos del Próvolo de Verona que lidera Giorgio Dalla Bernardina. Uno de los puntos de la disputa es en torno al reconocimiento de que la Iglesia sabía y protegió al sacerdote Nicola Corradi, principal acusado de los abusos en La Plata y Mendoza, y también en Italia. Las víctimas sostienen que el Próvolo y la congregación sabían que Corradi era pedófilo cuando lo enviaron a trabajar a la Argentina. “El hecho de no supervisar la conducta del sacerdote en Argentina es, en cambio, una conducta que va más allá de la responsabilidad legal del obispo Zenti, y posiblemente solo concierne a su responsabilidad moral”, concluyó la Fiscalía General en el documento.

El segundo documento se trata de una carta escrita de puño y letra, en la que consta que el obispo de Verona, Guiseppe Zenti, fue interrogado en las instalaciones del Obispado para garantizarle confidencialidad. Allí, Zenti reconoce que sabía de las acusaciones contra Corradi desde 2007.

Comentarios