Fueron designados para la Cámara Federal de Apelaciones. El presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación estuvo acompañado por el gobernador Alfredo Cornejo.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, visitó la provincia para tomar juramento a los cinco nuevos jueces federales que fueron designados para la Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza, acto del que también participó el gobernador Alfredo Cornejo. Los nuevos camaristas federales son Olga Pura Arrabal, Gustavo Castiñeira de Dios, Alfredo Porras, Juan Ignacio Pérez Curci y Manuel Alberto Pizarro, quienes ocuparán cargos que se encontraban vacantes desde hace varios años.

Lorenzetti, antes de tomarle juramento a los nuevos magistrados, afirmó que “el Poder Judicial necesita de transformaciones profundas en todos los ámbitos”, y resaltó que “la justicia de Mendoza ha sido innovadora en muchos aspectos”.

“Tenemos que ser conscientes de que el Poder Judicial tiene que mirarse a sí mismo y proponer grandes reformas. Hay que cambiar la forma en la que trabajamos con más oralidad, más cercanía con las personas que piden justicia y mucho más rapidez en los juicios que llevamos adelante”, resaltó. “El Poder Judicial está en una situación muy difícil. Por un lado, vemos el incremento tremendo de la litigiosidad, y, por el otro lado, vemos la disminución constante en que le hacemos frente a esa litigiosidad”, sostuvo el titular de la Corte Suprema nacional.

Para Lorenzetti “hay una contradicción que tenemos que resolver entre todos”, al referirse que se ven en Tribunales “estructuras del siglo XIX”, consideró que “se necesitan transformaciones profundas en todos los ámbitos”, y subrayó que la justicia mendocina ha avanzado “profundamente en reformas”.

También dijo que “es el sistema el que hay que cambiar, y lo tenemos que hacer con todos los poderes del Estado”, y agregó que “estamos viviendo en este país una gran oportunidad histórica, porque hoy tenemos la posibilidad de hacer una gran reforma judicial a lo largo y a lo ancho del país ya que las tareas que se le asignan al Poder Judicial son tremendas”, y enumeró, entre otras, las crisis económicas y recordó que se tuvo que ocupar de 250.000 causas por el ‘corralito’.

Por su parte, el gobernador explicó que se trata de una “normalización de una Cámara muy importante para Cuyo. Pasaron muchos años para llegar a esta instancia. Era necesario cubrir estas vacantes. Sentimos que se ha hecho justicia al respecto; estamos creciendo, cumpliendo con lo que la Constitución marca y restableciendo un trabajo normal de la justicia federal en nuestro territorio”.