Lavalle insiste en declararse “departamento libre de fracking”

El municipio oficializó una nueva ordenanza que declara al departamento “libre de la técnica denominada fractura hidráulica” y prohíbe el vertido de sustancias tóxicas.

A fines de diciembre de 2018, el Concejo Deliberante de Lavalle aprobó la ordenanza 1065/18 con el aval del bloque justicialista y el FIT, en la cual se establecía la prohibición en todo el departamento la técnica de fractura hidráulica para la extracción de combustibles no convencionales, más conocida como fracking.

A menos de tres meses de su promulgación, el municipio de Lavalle acaba de aprobar una nueva ordenanza que además de ser casi igual a la anterior y mantener la prohibición del fracking, tiene algunos cambios sustanciales en su fundamentación que pasa del objetivo central de proteger el recurso del agua de manera irrestricta a un planteo más amplio que señala al fracking como amenaza a la salubridad pública, y por ende, al medioambiente.

De forma taxativa, la norma sostiene que el cuidado de la salubridad pública, y por extensión el ambiente, es indispensable para la preservación de la salud, la vida y la dignidad de cada uno de los miembros de la comunidad. En ese sentido agrega que “la zona geográfica que comprende el departamento de Lavalle por su fragilidad ecológica es altamente susceptible a los impactos ambientales de proyectos que incorporen sustancias peligrosas al suelo y al agua”.

Este cambio en la fundamentación de la prohibición podría leerse como una salida política a ciertas críticas que cosechó la ordenanza anterior que, además de impedir el fracking, prohibía “el uso del bien común ‘Agua’ en todo tipo de actividad que pueda generar daños ambientales”. Una decisión que también podría alcanzar a actividades productivas importantes para el departamento como es la vitivinicultura.

Por otro lado, prohibir la extracción de combustibles no convencionales mediante la técnica de estimulación hidráulica no solo reaviva la discusión entre los que están a favor y en contra de la actividad, sino que además plantea un dilema sobre a quién le compete o tiene la autoridad para legislar en ese sentido.

En ese marco, la nueva ordenanza plantea que el municipio cuenta con las atribuciones que le confieren la Constitución Provincial, la Ley Orgánica de Municipalidades y la Ley N° 8051/09 que le permiten legislar sobre temas de “salubridad pública y ordenamiento del territorio” las cuales resultan suficientes para ejercer sus facultades y poder de policía. Esto último a los fines de no solo prohibir el fracking sino también de establecer un estricto control y verificación de todos los vehículos que transporten sustancias o residuos peligrosos por las rutas y caminos del departamento de Lavalle como del transporte de sustancias utilizadas en la extracción de hidrocarburos no convencionales.

Comentarios