La vuelta de un clásico: el debate horario