Ayer el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne envío al Congreso la Reforma Tributaria con sendas modificaciones en relación a la que se conoció la semana pasada.

Ayer el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne envío al Congreso la Reforma Tributaria con sendas modificaciones en relación a la que se conoció la semana pasada.

En relación a los impuestos que siguen firmes en la propuesta de reforma del ejecutivo se destaca el que afectará a las bebidas azucaradas que será del 17%.

Por su parte, los vinos, las sidras y las cervezas quedaron excluidos. En cambio, el whisky tendrá que pagar un 29%, como así también el coñac, brandy, ginebra, pisco, tequila, gin y vodka. Para las otras bebidas alcohólicas habrá dos fases: las que tengan entre 10 y 29 grados de alcohol pagarán un 20% y las que superen los 30 grados un 29%.

También los cigarrillos estarán gravados en un 70% o un mínimo de 28 pesos por envase de veinte unidades. También habrá un incremento de 1% a la telefonía celular y satelital. Otro aspecto importante es el impuesto a la renta financiera. En este caso, por primera vez, será del 5% a las ganancias obtenidas por los activos en pesos, mientras que para los activos en dólares será del 15%.