En sesión especial, el Senado se pronunciará en sesión especial. Se espera que la mayoría oficialista garantice su votación. El acuerdo ya cuenta con la sanción de Diputados.

Todas las condiciones están dadas para que el gobernador Alfredo Cornejo pueda contar con su primera victoria legislativa en 2018. En sesión especial, el Senado tratará hoy el proyecto que promueve la ratificación del Consenso Fiscal firmado entre todos los mandatarios provinciales (salvo San Luis) y la Nación. Este acuerdo establece una reducción paulatina de impuestos nacionales y locales, a cambio de un bono de compensación mientras dure la transición.

La necesidad de una sesión especial se fundamenta en que si bien el día martes es el asignado para las sesiones de la Cámara Alta, éste último quedó incluido entre los feriados de Carnaval que se festejó en todo el país. De este modo, se permite que los senadores terminen de tratar los asuntos pendientes en el recinto, para luego dar lugar a los diputados para que sigan con su agenda programada.

La prisa descansa en dos razones de urgencia para el Gobierno. Por un lado, tal como destacó Diario Vox la semana pasada, el atraso en firmar el acuerdo le cuesta unos $120 millones mensuales a las arcas provinciales en compensación. Y en segundo lugar, porque la mayoría automática con la que el oficialismo se valió para una plataforma de reformas durante el primer bienio de gestión, se verá interrumpida en mayo cuando asuman los legisladores electos el año pasado. Razón más que suficiente para no perder ni un sólo día, necesario para terminar con la batería de leyes que nuevamente comenzaron a desembarcar desde el Ejecutivo Provincial.

Tras un paso reñido en Diputados, donde obtuvo la aprobación por la diferencia de un solo voto, se estima que hoy el trámite sea considerablemente más sencillo. En esa oportunidad habían necesitado del respaldo de sus aliados del Partido Demócrata (Marcos Niven) y Frente Renovador (Guillermo Pereyra), para imponerse por 24 a 23, frente a un justicialismo unificado y la izquierda. Aunque entre los primeros, el sector que responde a los intendentes, facilitaron el quórum necesario para sesionar. Un “favor” que esta vez no será requerido, ya que los radicales junto con Libres del Sur, garantizar el tratamiento en una sesión especial.

Cabe destacar que el Consenso Fiscal fue firmado por Cornejo en noviembre de 2017, tras una serie de negociaciones que mantuvieron los gobernadores, el jefe de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el presidente Mauricio Macri, debido al juicio que María Eugenia Vidal, inició a la Nación por el Fondo del Conurbano Bonaerense. El disparador fue el inminente fallo de la Corte Suprema de la Nación, que se inclinaba a favor del reclamo de la provincia macrista.

En caso de ser ratificado por el Senado, se sumará a la sanción de la Cámara Baja y será remitido a Cornejo para su promulgación y publicación en el Boletín Oficial. Cumplidos estos requisitos, Mendoza comenzará a experimentar una paulatina reducción de fondos por impuestos coparticipables, que serán compensados por un bono nacional. Una medida que había sido reclamada por el empresariado argentino, debido a la presión fiscal experimentada durante la última década.