La prematurez es la principal causa de muerte en menores de un año

Mendoza adhiere a la Semana del niño prematuro; Buscan generar conciencia.
Hay algunos datos alentadores, como que bajó la cantidad de niños con bajo peso.

Por Matías Carretero

En la Argentina, 8 de cada 100 bebés nacen prematuros, y es una tendencia que viene en ascenso en los últimos años, según un informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) que también indica que la prematurez es la primera causa de mortalidad infantil en menores de un año. Por esta razón, la entidad realiza la campaña nacional Semana del Prematuro.
Este año, la campaña prioriza los primeros dos derechos del Decálogo del Prematuro que enuncian que la prematurez se puede prevenir, en muchos casos, por un control adecuado del embarazo y que los recién nacidos prematuros tienen derecho a nacer y ser atendidos en un lugar adecuado.
Se considera prematuro al niño que nace antes de las 37 semanas de gestación. En Mendoza el año pasado se produjeron 1219 nacimientos con menos de 35 semanas. Hasta este viernes 4 de octubre se desarrollarán distintas actividades en la provincia en el marco de Semana del Prematuro, en busca de concientizar a la sociedad mendocina sobre este tema.
Las posibilidades de tener un hijo con este cuadro aumentan si la madre es adolescente, ha tenido muchos partos, no lleva una buena alimentación, padece anemia, desnutrición o si fuma, entre otros factores de riesgo.
“Hay que tener en cuenta que durante el 2012 disminuyó un 25% los nacimientos de bebés de menos de 1.500 kg, que son el grupo de mayor riesgo. Esta cifra surge luego de comparar con los datos de 2010 en donde se produjeron 397 nacimientos con este panorama planteado. Esta reducción es producto de distintas causas”, advirtió a Vox Populi, Alicia Motta, directora de Maternidad e Infancia de la provincia. La funcionaria destacó la importancia de los controles de embarazo para prevenir partos anticipados.
“Para poder llevar adelante un embarazo seguro es fundamental aumentar de peso adecuadamente; evitar que la mamá contraiga infecciones urinarias, cintura de bolsa y presión arterial; mantener hábitos de vida saludables y asistir a las consultas periódicas con el médico. Además es importante tener en cuenta que antes de término detiene el desarrollo normal del bebé, por lo cual debe efectuarse el correspondiente seguimiento tanto del crecimiento como del aprendizaje y el movimiento, en la visión o en la audición del niño”, detalló Motta.
Existen diferencias entre los recién nacidos de parto prematuro dependiendo de la duración del embarazo: nacer a las 27 semanas de gestación no es lo mismo que nacer a las 34, y esto condiciona diferentes grados de madurez y de enfermedad. Con menos semanas de gestación o menor peso al nacer, es mayor el riesgo de vida, de enfermedad aguda, de complicacione. Se consideran “prematuros de alto riesgo” a aquéllos que nacen con menos de 32 semanas de gestación o menos de 1500 gramos de peso.

Comentarios