La nueva guerra alrededor de los cuadernos de las coimas

Lo que empezó como un caso de corrupción en la obra pública derivó en un escándalo donde periodistas se acusan entre sí y hasta metió cuña el “vocero” del papa Francisco.

Todo empezó por una denuncia difundida en el sitio del periodista Horacio Verbitsky, quien acusó al fiscal Carlos Stornelli por la presunta extorsión mediante el cobro de coimas para evitar involucrar en la causa de los cuadernos al empresario Pedro Etchebest.

Aparece señalado como “intermediario” el mediático abogado Marcelo D’Alessio, a quien identifican como cercano al fiscal.

Puntualmente, Verbitsky consignó que el letrado habría pedido al productor agropecuario Etchebest la presunta suma de 500 mil dólares a cambio de que no se investigara su presunta participación en la causa judicial de marras.

Ello derivó en una serie de coletazos inesperados. Uno de ellos impactó de lleno en la figura del periodista de Clarín Daniel Santoro.

Es que Verbitsky reveló que D’Alessio es coautor del libro de este último, El Mecanismo, e incluso se filtraron fotografías de ambos con sus familias.

A su vez, se supo que D´Alessio, para chapear y conseguir el dinero del empresario Etchebest, le envió una grabación de Santoro entrevistando al arrepentido ex gerente uruguayo de PDVsa, Gonzalo Brusa Dovat.

“Este es mío, hice que se quiebre el exdirector de PDVSA. Dos horas con Santoro y lo publica el domingo Clarín. El lunes lo entrego a Stornelli”, se puede leer en los chats que filtró Verbitsky.

El periodista salió a defenderse a través de Clarín: “Sí conozco al abogado Marcelo D’Alessio. Es uno de mis contactos como lo son otros cientos de abogados, jueces, fiscales y defensores oficiales con los que tengo relaciones profesionales desde que empecé a cubrir los tribunales federales de Comodoro Py en 1995, por la causa de la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia”.

De paso, Santoro aprovechó para tirar un tiro por elevación contra Verbitsky: “Algunos de los que hoy me atacan por investigar la corrupción kirchnerista, entonces me defendían, mostrando claramente que lo que los guía no es la defensa del periodismo, como se invoca, sino de un interés político”.

Finalmente, para meter más leña al fuego, metió la cola Juan Grabois, autotitulado vocero del papa Francisco, quien sostuvo que la denuncia contra Stornelli es “verosímil” y consideró que tanto el fiscal como el juez federal Claudio Bonadio “son unos coimeros asquerosos”.

El ahora candidato del kirchnerismo opinó que “todo el sistema está putrefacto” y sostuvo que “hay que hacer un recambio muy fuerte en la clase política”.

“No me sorprende lo de Stornelli, es un canalla. No tengo ninguna duda que él y Bonadio son unos coimeros asquerosos. La Justicia federal está tarifada y es una mafia”, opinó al respecto.

Comentarios