El ministro Pablo Avelluto le había comunicado el martes esta decisión al reconocido bailarín Iñaki Urlezaga, en una reunión privada.

Se hizo oficial ayer la decisión de dejar de financiar la compañía de ballet Nacional de Danza que desde 2013 funcionaba financiado por la Nación.

El ministro Pablo Avelluto le había comunicado el martes esta decisión al reconocido bailarín Iñaki Urlezaga, en una reunión privada.

La confirmación de la baja del programa artístico originalmente creado en el ámbito de Desarrollo Social se da en el contexto de una restructuración ministerial que no contempla el presupuesto de 30 millones de pesos que requiere el grupo que dirige el reconocido bailarín.

El hecho no sorprendió a Urlezaga, pero lo entristeció y llenó de preguntas. Habían arribado al final de un 2017 difícil, a caballo de un traspaso ministerial, tras nueve meses sin bailar ni cobrar. Pero también habían remontado las aguas lentas del ámbito público y cerraban el año en el Lago (el de los cisnes), con entradas gratuitas, agotadas, en el Teatro Coliseo. El espejo, sin embargo, le devolvía a los 60 bailarines integrantes de la compañía un agridulce reflejo de incertidumbre.

Una parte de esa “tristeza e impotencia” es la que hoy Urlezaga expresa en un comunicado que compartió y que hizo circular en redes sociales.