La madre del “karateca” denunció presiones para que acusaran a su hijo

La madre del Osvaldo Martínez, el "karateca" detenido por el homicidio de tres mujeres y una niña ocurrido en noviembre último en La Plata, denunció que el fiscal de la causa, Alvaro Garganta, obligó al otro detenido, Javier "La Hiena" Quiroga, a incriminar a su hijo en la masacre.

La acusación fue realizada por Herminia López, madre del "karateca", en un escrito presentado ante el fiscal Marcelo Romero, quien se excusó de investigar a su par, Alvaro Garganta, por razones de amistad, por lo que la denuncia será girada a otro fiscal.

En la denuncia, la mujer detalló que, "por dichos de personas cercanas al policía Juan Manuel Rodríguez, quien fue escribiente en la declaración primera de Quiroga", cuando éste "no nombró a Martínez en su declaración", el fiscal Garganta "le dice que la destruya, que esa declaración no sirve".

"Esta información es muy grave para que quede sin investigar", afirma López en el escrito, en el que además resaltó que lo que está en juego "es nada más y nada menos, que la libertad de un inocente".

Semanas atrás, la justicia penal de La Plata dictó la prisión preventiva para Martínez y para Quiroga, también detenido por el cuádruple crimen.

La medida la adoptó el juez de Garantías platense Juan Pablo Massi, al avalar el planteo presentado por el fiscal Garganta, quien acusó a los detenidos de ser coautores de “homicidio simple y de triple homicidio calificado por haberse cometido para lograr la impunidad del primero de los hechos”.

Garganta dio por acreditado que Quiroga y Martínez participaron de los homicidios ocurridos entre la noche del 27 y la madrugada del 28 de noviembre pasado en una vivienda ubicada en la calle 28 entre 41 y 42, en el barrio platense de La Loma.

Allí, fueron encontradas asesinadas a golpes y puñaladas la pareja del karateca, Bárbara Santos (29); su madre, Susana de Bárttole (63), su pequeña hija Micaela Yamila Galle Santos (11) y una amiga de la familia, Marisol Pereyra (35).

El planteo avalado por el juez determina que “del estudio de las constancias reunidas surgen elementos suficientes para acreditar  que por lo menos dos individuos conocidos de la familia, mediante múltiples heridas de arma, dan muerte a Bárbara Santos, a Susana de Bárttole y a Micaela Yamila Galle Santos, estos últimos con el fin de lograr su impunidad”.

Para el fiscal, una vez consumados esos homicidios, llegó a la vivienda en forma “imprevista” Marysol Pereyra, que también fue asesinada con el objeto de lograr la impunidad de las restantes tres muertes.

Por eso, Massi dictó la prisión preventiva para Martínez y Quiroga como coautores de “homicidio simple” con respecto de Bárbara Santos y “homicidio calificado para asegurarse la impunidad -tres hechos-”, en relación a las restantes víctimas.

Consideró que, según los testigos “el carácter celoso y posesivo de Martínez” motivó el homicidio de Bárbara y dijo que además estuvo presente “su historia vital, la ruptura de sus proyectos, su estructura psíquica y el hecho de que Bárbara habría decidido ir a bailar sola ese fin de semana”.

Al enumerar las pruebas contra Quiroga, citó el informe pericial de ADN que indicó que el perfil genético masculino hallado en la escena del crimen se compadece con el suyo en un total de 18 evidencias.

Comentarios