La suba llevó el acumulado del año a 13,8 % por ciento y quebró el piso que había pronosticado el Banco Central para este año de entre el 12 y el 17%.

El aumento del costo de vida de julio, según el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INDEC), fue de un 1,7% llevando el acumulado de 2017 a un 13,8%, quebrando de esta manera el piso de las estimaciones del Banco Central de la República Argentina (BCRA) fijado en un 12% para este año.

La suba de precios de julio, que estuvo por debajo de las estimaciones privadas que la situaron en torno al 2%, estuvo impulsada por gastos en salud, vivienda y transporte.

Sobre la inflación nacional se observó una disparidad en la discriminación por zonas geográficas. La región Pampeana tuvo el pico con un alza de 2%, mientras que en el Noreste el aumento fue de precios fue de 1,3%. En tanto, en el Noroeste y Cuyo la inflación fue de 1,4%, en la Patagonia de 1,5% y en GBA fue de 1,7%.

En el balance nacional las subas más fuertes se observaron en recreación y cultura (3,6%), salud (3,3%) y bebidas alcohólicas y tabaco (3%).

Luego aparece “Restaurants y hoteles” con variación de 2,6%, equipamiento y mantenimiento del hogar (2,4%), transporte (2,2%), tarifas domésticas (2%).

Por su parte, alimentos y bebidas tuvo un incremento de 1%, impulsados por pollo (3,1 %), pescado (3,4%), papa (4,2%), vino común (3,5%) y café molido (4,3%). Con variaciones por debajo del por ciento aparece comunicación (0,9%) y educación (0,8 %).

Cabe destacar que el rubro indumentaria -prendas y calzado- fue el único que manifestó con precios en baja, -1,2%, por el congelamiento en las ventas del sector.

La suba del 1,7% del IPC Nacional, estuvo compuesta por un alza del 1,2% en Bienes y del 2,7% en Servicios. Desde el comienzo del año, la suba resultó del 11,4% y 18,6%, respectivamente, para redondear un alza del 13,8%.

A comienzos de mes, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, reconoció que “aparentemente es difícil llegar a la meta” de inflación máxima de 17 % prevista por el Gobierno en el Presupuesto de este año, pero consideró que “es importante tener metas ambiciosas porque eso contribuye a bajar la inflación”.

“La sociedad no es zonza y se da cuenta que estamos bajando la inflación, más allá de que cumplamos la meta o fallemos por un par de puntos”, dijo el funcionario en declaraciones a Radio Mitre, y sostuvo que “lo importante es decir la verdad”.

En este sentido, resaltó que “Argentina ha estado muchos años con una inflación que ha estado entre 25 y 30%, así que ya hay una inercia en las expectativas que hace trabajoso este proceso, pero estamos seguros que en 2019 vamos a llegar a una inflación de un dígito”.