La industria mendocina, afectada por la caída nacional

La producción de vinos, la refinación de petróleo y la industria metalmecánica mostraron bajas en el comienzo del año.

El Indec difundió hoy los primeros datos sobre la industria del 2016, y además de una remarcada caída general, se destacó el mal presente de tres sectores que influyen fuertemente en la provincia: la cosecha de uva y producción de vinos, el refinamiento de petróleo y la industria metalmecánica.

Con respecto a la elaboración de vinos, se registró una disminución que se vincula con la menor cosecha de uvas de 2016 en comparación con la obtenida en el año 2015. En el informe se marca que “la menor actividad vitivinícola coincide con el pronóstico negativo realizado por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV). De acuerdo al INV, la cosecha de uvas es estima alcanzará en 2016 entre los 19.660.000 y los 20.624.000 quintales de uva, frente a los 23.985.608 quintales del año 2015, lo que representa una merma de entre el 14% y 18%”.

La caída en la cosecha de uvas responde a eventos climáticos excepcionales, como tormentas graniceras anticipadas, una primavera lluviosa y fresca acompañada por eventual granizo y también la aparición de focos de peronóspora de la vid en Mendoza que provoca severos daños y genera pérdidas económicas. Para nuestra provincia, se proyecta una disminución del 20% en la cosecha de uvas del año 2016 con respecto al año 2015.

Bajas en la refinación de petróleo

La refinación de petróleo presentó en el mes de abril de 2016 y en el primer cuatrimestre del corriente año caídas del 9,6% y 4,8% respectivamente, en comparación con los mismos períodos de 2015.

Según fuentes consultadas por el organismo estadístico, la menor refinación de petróleo responde a varios factores. Por un lado, algunas refinerías enfrentan problemas para abastecerse de petróleo crudo. Por ejemplo, en el caso del crudo proveniente de Bolivia desde el año pasado se presentan restricciones en el abastecimiento que se han profundizado en el corriente año como consecuencia de la puesta en funcionamiento, en agosto de 2015, de una planta estatal boliviana que está refinando el petróleo que antes se refinaba en nuestro país.

Por otra parte, cabe destacar que algunas empresas manifestaron que no refinan más petróleo ante la dificultad para colocar los productos pesados, por ejemplo los asfaltos, que se obtienen en el mismo proceso de producción que las naftas y otros derivados ya que se encuentran con la capacidad de almacenamiento saturada. En efecto, según el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC), el consumo interno de asfaltos registra una caída del 45% en el primer cuatrimestre de 2016 con respecto al mismo período de 2015.

El metal, también en baja

La industria metalmecánica presentó en el mes de abril de 2016 y en el primer cuatrimestre del corriente año caídas del 17,4% y 10,6% respectivamente, en comparación con los mismos períodos de 2015.

El sector productor de partes, piezas y componentes presenta un menor nivel de actividad en el corriente año principalmente por la caída en la producción de autopartes, que constituye el segmento más importante. En Mendoza varias empresas, entre ellas el gigante IMPSA, se dedican a realizar partes de metal para diferentes sectores, ya sean mineros o petroleros, y para la construcción de represas hidroeléctricas.

Comentarios