La cosa suena… ¿Y ella?

La cultura destacada brilla por mérito propio. Pero si alguien quiere colaborar con un poco de “encerar+pulir” no lo vamos a desperdiciar. Y eso está pasando con el rock de acá. En “El Bonete de la Semana” del último viernes de enero marcábamos que mucho de lo referido a la nueva escena tiene espacio destacado últimamente en […]
La cultura destacada brilla por mérito propio. Pero si alguien quiere colaborar con un poco de “encerar+pulir” no lo vamos a desperdiciar. Y eso está pasando con el rock de acá.
En “El Bonete de la Semana” del último viernes de enero marcábamos que mucho de lo referido a la nueva escena tiene espacio destacado últimamente en las páginas de la edición argentina de la revista Rolling Stone. En los últimos tiempos artistas como Usted Señálemelo, Perras on the Beach, Luca Bocci, Simón Poxyran han tenido momentos privilegiados de difusión. Y los lectores, con sus opiniones, también. Como el caso de un tal Matías Digregorio Acosta (presentado así) en la sección “Correspondencia, cartas de amor & consejos” de la reciente edición impresa. “Mendoza hoy está atravesando, creo yo, una época dorada en la que existen muchas bandas aceptadas y de enorme calidad. Pasado verde despliega letras excelentes e identificadoras, Usted Señálemelo que te hacen pensar que pueden llegar lejos, Spaghetti Western cuenta con voces hermosas y un ritmo cautivante, mientras que La Skandalosa Tripulación posee un espíritu que contagia y hace que sean dignos de respetar… …Así como en los 80 Cemento vio los primeros pasos de Soda Stereo, Sumo y Los Redondos, así como en los 90 floreció el rock barrial, hoy habría que poner el ojo en el oeste (en donde sobra el agite)… Mendoza existe. Habría que hablar más de ella” destaca. Probablemente Juan Ortelli, mendocino (de San Rafael), integrante de la cúpula actual de Rolling Stone, tenga mucho que ver en esta cruzada por el sonido de nuestras tierras. En una entrevista con el Diario Uno, allá por el 2014, adelantaba: “Los mendocinos (el público) están abiertos a escuchar otras cosas y a cambiar un poco esa concepción del artista que existía. Seamos sinceros: Mendoza está lejos de Buenos Aires, hay que cruzar todo el país, y es difícil que un grupo llegue hasta allá”.
No hace mucho tiempo (entre la información y la informalidad) señalábamos que 20 años atrás, y un poco más, la música de Mendoza (entre las propuestas nacionales recientes que levantaban vuelo por ese entonces) era rotulada como “ska cuyano”, el “ragga punky party rebelde” del oeste argentino. Los abanderados eran los Karamelo Santo, el sonido joven de Mendoza, cómo una década antes de eso (en los 80) habían sido Los Enanitos Verdes, dueños del rock & pop de esta parte del país. Por suerte la cosa siguió creciendo, y para mejor. Desde 2010 le sumamos el escenario indie. Mi Amigo Invencible ganó varios territorios. Emergieron todo tipo de estilos, con la locura de propuestas como Los Coholins o La Skandalosa Tripulación. Se empezó a notar la fusión, el trabajo en conjunto con otros referentes (como ocurre con Usted Señálemelo y La Skandalosa por ejemplo). Y en “El Cebo: viaje” el disco que muestra el último registro de su genio líder (Rodrigo Cara falleció el 16 de diciembre de 2016) se distingue una evolución musical que no debería necesitar instalarse en Buenos Aires para sonar en todos lados.
Por ese camino llegamos ahora a este presente. Y la cosa suena, se escucha, agitada desde el oeste.