El Tomba avanza con instalaciones de primer nivel en Maipú que incluyen un gimnasio para juveniles y un comedor. Además proyectan la construcción de un hotel.

Por Matías Carretero

En la ruta provincial 60 y calle Santa Fe, del distrito de Coquimbito, en el departamento de Maipú, se encuentra el predio deportivo que tiene el club Godoy Cruz Antonio Tomba. Las instalaciones son de primer nivel, pocos equipos en la Argentina cuentan con un complejo de estas características, lo que compromete a la entidad a seguir proyectando el futuro de cara a los desafíos que se vienen a medida que suma protagonismo a nivel internacional.

En total 14 son las canchas de fútbol que rodean la infraestructura principal en donde se encuentran los vestuarios, el gimnasio, la sala de conferencias, los consultorios médicos y la lavandería con sus depósitos.

Área Tres entrevistó al presidente de la entidad, José Mansur, quien brindó detalles de cómo serán las obras que están realizando  para ampliar y mejorar la infraestructura deportiva del Club.

El predio de Coquimbito está equipado con hidromasaje, ducha escocesa, pileta de agua fría, baño finlandés, sauna y un depósito para la utilería. Además, el personal de salud (médicos, kinesiólogos y masajistas) puede utilizar modernos consultorios, pileta de rehabilitación, vestuarios y baños exclusivos para el cuidado y preparación de los jugadores.

Con una sala de espera para accidentados y un sector de camillas para realizar rehabilitaciones, el complejo también posee una sala de prensa y, anexo, un salón de usos múltiples para realizar reuniones protocolares.

En la actualidad, un gimnasio para los juveniles y un comedor son las iniciativas en lo inmediato que está llevando a cabo la entidad deportiva.

“Con la realización del gimnasio también surge la necesidad de tener un comedor, hay una carencia importante en el tema de la alimentación en los jugadores más jóvenes y es una cuestión fundamental para los profesionales. Por ese motivo, largaremos la obra de construcción de un comedor en el plazo de los próximos seis meses”, detalló Mansur.

Con relación a los costos de estas construcciones, en cuanto al gimnasio si se habla de la obra civil es cercano a los $5.500.000. A eso hay que sumarle el equipamiento y el mobiliario que tienen las oficinas donde irá la coordinación deportiva de las inferiores. Así el total se aproxima a los $7.500.000. Asimismo en lo que se refiere al comedor, la inversión en obra civil se aproxima a los $3.000.000. Ese cálculo es sin sumarle lo que son baños, carpintería metálica y el equipamiento.

“Esta infraestructura va a permitir un desarrollo profesional que favorecerá la venta de jugadores de nuestra propia cantera, como también, generará una nueva fuente de ingresos que nos permitirá sostener  todo el trabajo de infraestructura que venimos haciendo”, subrayó el dirigente.

 Con el objetivo de abaratar costos y optimizar el uso de la energía, el Club planea a mediano plazo instalar en el predio de Maipú, como así también en la sede social de Godoy Cruz, un moderno sistema eléctrico fotovoltaico para la generación de energía. Una acción que imita el compromiso de otras empresas e instituciones que también están apostando al uso de energías renovables.

Lo que viene

“En realidad hemos dejado una hectárea para la construcción de un hospedaje, tanto para los profesionales como los juveniles. Estamos trabajando con el desarrollo del proyecto, con la constructora Sanco que es la que ha realizado este complejo. Antes tenemos unas necesidades vinculadas a lo estrictamente deportivo en carácter de urgente”, admitió Mansur.

Para el presidente, la propuesta del hotel y la pensión es una obra de una envergadura muy importante y costosa. “En un fútbol como el argentino, que no podés proyectar nada, es un tema complejo. Es una iniciativa que puede llegar a realizarse para el año 2019, eso dependerá de las transferencias de los jugadores, que es lo que nos permite seguir avanzando en cuanto a la infraestructura”, comentó el titular de Godoy Cruz.

El predio tiene 21 hectáreas. Mansur explicó que un “anhelo” que tiene como conductor de la institución es poder cercar el complejo, lo que significaría un costo extremadamente alto. “Están cercadas las canchas, nos faltaría poder cerrar el complejo en toda su extensión”, aseveró. Hay que tener en cuenta que el terreno fue comprado en 2008, la obra comenzó a proyectarse tiempo después.

Infraestructura deportiva

El presidente del Expreso señaló que sería muy importante para el crecimiento deportivo de la provincia que la obra de la Villa Deportiva pueda ser finalizada luego de un año de parálisis por falta de fondos. Además enfatizó que el principal obstáculo que tienen las organizaciones deportivas para avanzar son los costos de mantenimiento.

“Si sacás a Godoy Cruz que es una isla, el resto es un cero en cuanto a infraestructura. El fútbol como deporte y contención es maravilloso, pero debería recibir más apoyo desde el Estado si lo que se busca progresar. Es muy difícil llevar a cabo proyectos a largo plazo que sean redituables. Por suerte nosotros tenemos estamos en Primera división, algo que claramente ayuda a sostener el resto de la estructura deportiva del club”, finalizó Mansur.

El club Deportivo Godoy Cruz Antonio Tomba inauguró en diciembre dos gimnasios y la sala de Coordinación Deportiva de las distintas disciplinas que se practican. El evento se realizó ante una nutrida concurrencia en la sede social del club en Balcarce 477.

Uno de los gimnasios está dedicado a  clases de pilates y yoga, mientras que el otro es un gimnasio tradicional con máquinas -refuncionalizadas y otras nuevas- y está orientado al entrenamiento funcional. Ambos cuentan con iluminación led, plasmas y sanitarios de primer nivel. Además, se compraron elementos para las actividades de funcional y pilates.

Estas inauguraciones son parte del ambicioso plan de obras que lleva adelante el club mendocino que tiene al fútbol como su práctica más reconocida pero que día a día suma actividades deportivas y recreativas para la práctica de sus socios.