Se realizó ayer en la sede del Enargas, la audiencia pública para debatir el aumento del 40% en la tarifa de gas que propone el Gobierno Nacional, pero desde la organización no dejaron participar al público.

Se realizó ayer en la sede del Enargas, tal como lo reglamenta la Constitución Nacional, la audiencia pública para debatir el aumento del 40% en la tarifa de gas que propone el Gobierno Nacional.

Sucedió que desde la organización no se garantizaron los principios de participación y deliberación ciudadana previstos en la ley ya que los oradores inscriptos debieron ingresar a un cuarto y exponer ante una cámara, dañándose la posibilidad de debatir con los responsables de adoptar esta decisión. La situación empeoró aún más cuando a quienes se inscribieron como asistentes se les negó la participación en el evento, por lo que jubilados, trabajadores y ciudadanos afectados por estas subas indiscriminadas debieron permanecer en la puerta de la sede del Enargas.

Al respecto, el diputado nacional electo, José Ramón, dijo a Sitio Andino: “Nos aislaron para que no entren los ciudadanos a la audiencia pública. Es lo lamentable de estas empresas de monopolio que están atadas a la teta del Estado, protegidas por el Enargas que hacen lo que quieren”. Y adelantó en cuanto a la suba de la tarifa: “Se viene un aumento del 60% en el 2018, por lo que en mayo del año que viene va a terminar de ser un 100% más”.