Jardín que alimenta a mil personas por día debe $100 mil de gas y pide ayuda

Se llama Mansalú y está ubicado en el Barrio Santo Tomás de Aquino de Las Heras. Afirman que los sucesivos aumentos de gas les han generado una deuda que asciende a $100 mil.

A pesar de tener un origen educativo, una de las tareas más importantes el Jardín Mansalú de Las Heras es la de brindar raciones alimentarias a unas mil personas por día, entre las que hay niños, jóvenes y adultos, que llegan al lugar para recibir un desayuno o un plato de comida que cocinan dos mujeres voluntarias. Hoy, el jardín tiene una deuda de gas que llega a los cien mil pesos y no tiene cómo pargarlo.

De ese total de raciones, el gobierno provincial aporta a través de la Dirección de Contingencia Social unas 490 raciones y Nación otras 210, las cuales suman 800 raciones por día. El resto de la demanda se cubre gracias al aporte voluntario de personas y con lo que se recauda en eventos solidarios organizados por los propios docentes y directivos del jardín. 

Pero además de la falta raciones alimentarias lo que hoy preocupa a los responsables de la institución es la imposibilidad para hacer frente al pago de las boletas de servicios básicos como el gas que como consecuencia de los sucesivos aumentos el año pasado fue cortado tras haber acumulado una deuda de $14.000 que finalmente terminó asumiendo el municipio de Las Heras. Hoy lejos de desaparecer el problema se incrementó y la institución ya arrastra una deuda que supera los 100 mil pesos.

Al respecto, Verónica Herrera, directora de la institución, contó que hasta 2015 tenían un convenio con Dinaf que incluía el pago de servicios pero que a partir del 2015 se cayó y nunca más lograron renovarlo.  “Nosotros pagábamos el gas regularmente pero a partir de los aumentos de tarifas y por no tener ningún convenio con algún ente gubernamental, acumulamos una mora de casi un año y la última boleta que nos llegó es de casi 20.000 pesos. Ninguno de los programas de la DGE que utilizan el espacio aporta para el pago de servicios y solo se hacen cargo del salario de los docentes”, aseguró.

Por su lado, Romina, una de las cocineras del jardín, dijo que “hay una cantidad de gente que antes no había y no alcanzan los alimentos para llenar las ollas” y agregó que “no hay ayuda ni recursos como para poder recaudar plata y sin gas la verdad que asusta porque no podríamos seguir dándole el desayuno y el almuerzo a tanta cantidad de gente. Es lamentable lo que estamos pasando en nuestro jardín”.

La Asociación Cuyum EPAIN, que tiene a su cargo el Jardín Mansalú, nació en 1998 en la villa de emergencia donde hoy está el barrio Santo Tomás de Aquino, ubicado en distrito de El Borbollón de Las Heras. La barriada fue creciendo a la par de un basural a cielo abierto de la zona y es en la actualidad uno de los lugares con mayor vulnerabilidad social de la provincia.

Comentarios