Iowa: hubo demoras en el escrutinio y Sanders se posiciona como favorito

Se realizaron las primeras elecciones primarias en EE.UU para definir el oponente de Trump en noviembre. Tras 12 horas de espera, el escrutinio de la interna demócrata continuaba trabado.

Tras más de 12 horas de caos e incertidumbre, funcionarios del Partido Demócrata en Iowa habían prometido publicar a última hora de ayer el 50% de los resultados de la primera elección interna para elegir al rival del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en los comicios de noviembre.

En la previa, todo parece señalar que el candidato demócrata Bernie Sanders, ganará la disputa a pesar del peso específico (aportado por el establishment) de Joe Biden, que en las encuestas incluso figura en último lugar.

De hecho, el equipo de Sanders difundió “datos internos” que representan 40% de lo escrutado y que le dan la victoria con 29,66%, seguido del ex alcalde Pete Buttigieg (24,59 %), la también senadora Elizabeth Warren (21,24 %) y Biden con 12,37%, lo que supondría un resultado nefasto para el ex número dos del gobierno de Barack Obama.

El caos

La confusión y los problemas en el escrutinio del caucus demócrata de Iowa empañaron el inicio de las primarias.  El retraso fue provocado por un el uso de una nueva aplicación móvil para reportar el escrutinio que habría generado confusión entre los responsables de las asambleas.

“Mientras la aplicación registraba los datos con precisión, informaba solo datos parciales”, explicó el presidente del Partido Demócrata de Iowa, Troy Price, quien aseguró que el problema fue identificado y solucionado.

En un comunicado previo, el vocero de los demócratas en Iowa, Mandy McClure, señaló que se encontraron “inconsistencias en la transmisión de tres tandas de resultados”, y descartó un “hackeo o una intromisión” en el sistema.

El Partido Republicano también celebró su caucus en Iowa, en el que el Trump salió victorioso con 97% de respaldo. El magnate republicano no se enfrenta a ningún rival significativo, aunque el ex gobernador de Massachusetts Bill Weld y el ex congresista de Illinois Joe Walsh lograron arrebatarle algunas décimas.

El mandatario aprovechó el papelón de los demócratas para cargar hoy contra sus adversarios.

“Los caucus demócratas son un desastre total; nada funciona, tal y como gestionan el país”, esgrimió en Twitter.

Comentarios