Los espectadores y periodistas observan cómo la iglesia profanada de San Lambertus es demolida, en Immerath (Erkelenz), Alemania.