El consagrado escritor británico, autor de la flamante novela “Cáscara de nuez”, analizó el presente social y político del Reino Unido tras su decisión de romper con la Unión Europea. También advirtió sobre el avance de la ultraderecha.

Cuando comenzó a escribir su última novela, “Cáscara de nuez” (Anagrama), el escritor británico Ian McEwan creía que los partidarios del Brexit no se saldrían con la suya; su visión del mundo era menos negra que la de ahora, y eligió contar su historia desde el punto de vista de un feto a punto de nacer, “impotente” ante los acontecimientos que lo rodean pero con la posibilidad de cambiarlos.

“En estos días de desafíos a la sociedad abierta y democrática, sobre todo en los Estados Unidos y Europa, creo que existe un sentimiento generalizado de impotencia, y eso mismo está muy claro en Hamlet y lo quería reflejar en el personaje de mi novela: un feto que desde el útero de su madre es testigo de unos eventos sobre los que no puede influir”, explicó McEwan.

“Como individuos, nos cuesta influir sobre los acontecimiento actuales”, subrayó el autor, que se mostró indignado con el rumbo que tomó el Reino Unido tras el Brexit, llegando a comparar algunas actitudes del gobierno británico con prácticas de la Alemania nazi.

El panorama actual que describió McEwan es sombrío. Dijo que en su país hay “un pequeño grupo de políticos muy enérgico, decididos, que llevan las riendas del proceso” de ruptura con la Unión Europea (UE), son muy impacientes y opacos, y cada vez que hablan del pueblo lo hacen como si el cien por ciento hubiese votado a favor”.

“Desde el punto de vista político, económico y cultural, el Brexit fue un auténtico desastre. Lo lamento mucho porque somos una democracia parlamentaria y no me gustan estas decisiones adoptadas a fuerza de plebiscito, me recuerda al III Reich”, sostuvo.

Como ejemplo, el escritor explicó que esos políticos “reaccionaron de forma violenta y su brazo armado, la prensa amarillista, empezó a indagar en las vidas de los jueces que cuestionaron el Brexit, para ver si son homosexuales o buscar otra cosa, lo que recuerda a la época del terror de la Revolución francesa y Robespierre”.

“Puede ser peor si la ultraderecha sigue avanzando en Europa, pero creo que no se puede dar todo por perdido”, comentó McEwan a Télam, dejando vislumbrar cierta esperanza, la misma que lo llevó a crear el curioso personaje de su nuevo libro.

McEwan, referente obligado de la literatura anglosajona, es autor de obras como “Amor Perdurable”, “Expiación”, “Ámsterdam”, “Chesil Beach” o “La ley del menor”.

En su flamante novela, “Cáscara de nuez”, Trudy y su amante Claude conciben un plan para asesinar a John, esposo y hermano respectivamente. El objetivo es heredar una mansión georgiana valuada en unos ocho millones de libras. Pero resulta que hay un testigo excepcional de la trama criminal: el feto que Trudy lleva en sus entrañas.

El nonato se convierte en un narrador creíble de una historia compacta que se desarrolla a ritmo de thriller, con una buena dosis de humor británico.