Homenajearon a Alfonsín a diez años de su muerte

Bajo el lema “Una flor para Raúl”, el encuentro se desarrolló en el panteón de La Recoleta en el que reposan los restos del primer presidente de la restauración democrática en la Argentina, en 1983.

El ex presidente Raúl Alfonsín fue homenajeado ayer en el cementerio de La Recoleta, a una década de su muerte, con un acto que tuvo como único orador a su hijo y ex diputado nacional Ricardo Alfonsín, y que contó con la presencia del ex embajador en los Estados Unidos Martín Lousteau, entre otros políticos y allegados.

Bajo el lema “Una flor para Raúl”, el encuentro se desarrolló en el panteón de La Recoleta en el que reposan los restos del primer presidente de la restauración democrática en la Argentina, en 1983.

“Hoy se reconocen sus ideas, sus convicciones y lo más importante es que seamos consecuentes. Una de ellas tiene que ver con la importancia del diálogo y la búsqueda de consenso para afrontar problemas difíciles como los que debemos afrontar nosotros”, dijo Ricardo Alfonsín tras destacar que su padre fue un político que dio suma importancia a los consensos y al diálogo.

El ex diputado nacional reconoció que “el paso del tiempo permite juzgar con más perspectiva, con más objetividad, con menos apasionamiento” a las personas y justificó así que personas que incluso no comulgaban con los ideales políticos de su padre hoy lo homenajeen.

Comentarios