Guat a guanderful guorl

Fin de año, se termina un ciclo, muchos intentan cerrar, barajar y dar de nuevo. ¿La cosa viene difícil en nuestro planeta? Parece que la tecnología creada por nosotros mismos nos ofrece una opción (si estamos pensando en eso de rajar y nos sabemos dónde). Por primera vez la NASA descubrió dos exoplanetas por medio […]

Fin de año, se termina un ciclo, muchos intentan cerrar, barajar y dar de nuevo.

¿La cosa viene difícil en nuestro planeta? Parece que la tecnología creada por nosotros mismos nos ofrece una opción (si estamos pensando en eso de rajar y nos sabemos dónde).

Por primera vez la NASA descubrió dos exoplanetas por medio de la inteligencia artificial. El primer exoplaneta hallado, Kepler-90i, es un treinta por ciento más grande que la Tierra y su temperatura supera los 430 grados. Además, es el octavo exoplaneta descubierto que gira alrededor de la estrella Kepler-90, lo que significa el primer sistema solar de ocho planetas conocido por fuera del nuestro. El segundo descubrimiento fue el Kepler-80g, de un sistema de seis exoplanetas “extremadamente estables”. Ambos fueron encontrados con la ayuda del aprendizaje automático de Google.

Los descubrimientos se realizaron con tecnología de la NASA y su telescopio espacial Kepler, sumado a la inteligencia artificial desarrollada por la empresa multinacional Google. Según explicó la agencia norteamericana espacial, los investigadores Christopher Shallue y Andrew Vanderburg enseñaron al telescopio identificar a los planetas que giran alrededor de estrellas lejanas. Para ello se inspiraron en el aprendizaje automático: un mecanismo para enseñar a los ordenadores a reconocer patrones y es especialmente útil para procesar grandes cantidades de datos. Así, el telescopio Kepler distinguió, en las fotografías reveladas, los patrones causados por planetas reales de los provocados por otros objetos como manchas estelares y estrellas binarias.

El resultado fue, por un lado, el descubrimiento del Kepler-90i. Este exoplaneta (el prefijo “exo” es por localizarse por fuera del sistema solar) fue detectado a través de los datos del telescopio espacial Kepler que reveló las señales de tránsito débiles de un octavo exoplaneta que planeta que orbita alrededor de Kepler-90, una estrella en la constelación de Draco. Así, el sistema solar Kepler-90 quedó configurado del mismo modo que el nuestro: ocho planetas agrupados en una estrella. “El sistema de estrella Kepler-90 es como una mini versión de nuestro sistema solar. Hay planetas pequeños adentro y grandes planetas afuera, pero todo está agrupado mucho más cerca”, explicó Vanderburg.

El Kepler-90i posee un tamaño treinta por ciento mayor que la Tierra y tarda 14 días en realizar una órbita completa alrededor de su estrella Kepler-90. Su temperatura superficial promedio, según indicaron en conferencia de prensa, excede los 430 grados, similar al calor del planeta Mercurio. Pero las novedades que dio el sistema diseñado por los dos investigadores de la Nasa no finalizó allí. En el sistema Kepler-80 hallaron un sexto exoplaneta, denominado Kepler-80g, que tiene el mismo tamaño que la Tierra. En ese sistema solar, según afirmaron desde la Nasa, los exoplanetas  forman “una cadena resonante”, donde los planetas se bloquean por su gravedad mutua en una danza orbital rítmica. El resultado es un “sistema extremadamente estable”, informaron en la conferencia de prensa.

En fin. ¿Tenías ganas de rajar y no sabías dónde? Ahora al menos estás informado, sabés de estos avances, mientras te quedás en tu casa esperando que cierre el calendario. Salud.