Guadalupe sigue delicada y presentan una denuncia

La niña está en terapia intensiva luego de que le inyectaran por error un medicamento en la médula, en el Español. El abogado de la familia presentó una denuncia en una fiscalía.

Guadalupe Codes, la niña de nueve años que sufrió una parálisis después de que por error le aplicaran una droga en la médula en el Hospital Español, sigue internada en la terapia intensiva del Notti con un cuadro delicado. Más allá de la gravedad del caso, sus padres aún no han decidido iniciar una demanda legal y aguardarán hasta conocer la evolución médica.

“Desde el sábado que los médicos nos repiten lo mismo; tenemos que esperar”, comenta angustiado Mauricio Codes, padre de la niña, en comunicación telefónica con Diario Vox.

Es que según el último parte médico, Guadalupe continúa con “un diagnóstico de leucemia linfoblástica aguda, en recaída precoz”. Mientras tanto, seguirá en la unidad de terapia intensiva conectada a un respirador artificial, alimentándola con una sonda nasogástrica, y un catéter colocado en la pierna para poder pasarle antibiótico para quitarle la fiebre.

Cada hora es fundamental para ver cómo reacciona al tratamiento de estabilización de la médula, fundamental para ver si la niña podrá o no recuperar la movilidad en el corto plazo. “Por el momento tenemos que esperar y ver si se desinflama”, repite Codes y aguarda que los procedimiento de lavaje y drenaje medular practicados en la menor, den el resultado buscado.

Con respecto a la posibilidad de iniciar una acción legal contra el efector privado, la familia Codes adelantó que aguardará hasta contar con un diagnóstico definitivo. “Ahora nos interesa que mejore Guada y después veremos qué hacer al respecto”, respondió cauteloso su padre. No obstante, el abogado Guillermo Gorelik hizo la denuncia en la Fiscalía de Godoy Cruz, en representación de la familia.

El viernes pasado los amigos y allegados a la familia organizaron una protesta frente al Español en reclamo de lo que señalaron con un caso de mala praxis.

El caso

El lunes 24 de agosto, la niña sufrió una recaída de su enfermedad de base, que la llevó nuevamente al hospital. En esta ocasión el equipo médico encargado de su tratamiento decide adjudicarle una droga vía medular, que en realidad era de medicación intravenosa. Los padres tomaron conocimiento del error dos días después cuando la nena empezó a descompensarse.

Mientras tanto, Mauricio y su esposa Andrea permanecen en la sala del hospital y analizan “recuperar algo de la normalidad interrumpida” en sus vidas. “Yo soy mecánico y desde el taller me cubren para que me tome todo el tiempo que necesite”, explica y anticipa que “ya veremos cómo hacemos con nuestra hija más pequeña que ha faltado a sus clases en el jardín”.

Una vez conocido el caso, Guadalupe fue trasladada al hospital Notti. Ayer su padre aseguró que está recibiendo el mejor tratamiento posible y agradeció los gestos. El caso ha conmocionado a la comunidad y hay una fuerte repercusión y manifestaciones de repudio.

Comentarios