Según los médicos de 68 nosocomios, los pacientes se están muriendo en los pasillos de las saturadas emergencias del Servicio Nacional de Salud. Muchos esperan ser atendidos.

Médicos de 68 hospitales advirtieron a la primera ministra británica, Theresa May, que los pacientes están muriendo en los pasillos de las saturadas emergencias del Servicio Nacional de Salud (NHS, por sis siglas en inglés).

En una carta con fecha del miércoles y publicada online en la revista del Servicio de Salud, los médicos de urgencias y de accidentes aseguraron que “están muy preocupados por la seguridad” de los pacientes.

“El nivel actual de seguridad es en ocasiones intolerable, pese a los esfuerzos del personal”, dijeron y añadieron que el NHS está “grave y crónicamente infrafinanciado”.

Los doctores además contaron que han experimentado situaciones con “más de 120 pacientes tratados en pasillos, algunos muriendo de forma prematura”.

Algunas unidades de emergencia tienen más de 50 pacientes a la vez esperando a recibir una cama, mientras que otros pacientes están “durmiendo en clínicas en salas improvisadas”, indicaron en la carta.

May se disculpó la semana pasada por la cancelación de decenas de miles de operaciones en el NHS durante la Navidad y Año Nuevo, pero restó importancia a las voces que sostienen que el servicio sanitario financiado por los contribuyentes esté en crisis.

Respondiendo a los comentarios de May, los médicos dijeron que “no hay duda de que se ha invertido una inmensa cantidad de esfuerzo y energía a nivel local y nacional en el diseño de planes para hacer frente a las presiones en invierno sobre el NHS”.

“Nuestra experiencia en la primer línea es que estos planes no se han conseguido cumplir en ningún sitio en el que se necesitara”, agregaron.

El NHS, cuya mayoría de servicios sigue siendo gratuita, es objeto de dura disputa política por su financiación y privatización.