Golpes en un amistoso y enojo de Erviti, que pensó en dejar el fútbol

El  partido  amistoso  que  disputaban ayer Banfeld y Estudiantes de Buenos Aires debió suspenderse a los 23 minutos, cuando los jugadores de ambos equipos  se  tomaron a golpes luego de que Jorge Achucarro le aplicara un codazo a Gaspari, que  le  rompió el  tabique.
El jugador de Estudiantes reaccionó y arrojó un golpe de puño, desatando  una  riña  generalizada.  Luego, se  enfrentaron  titulares  y  suplentes de Banfed, pero  tampoco hubo calma: el volante Walter Erviti, que presiona para pasar a Boca, se enojó con un compañero y se fue. Erviti,  que  actuaba  para  los  suplentes, se enojó con Ariel Rosada por una entrada, y decidió irse del entrenamiento. Luego, Erviti mostró su descontento. “Durante años me ocultaron cosas, me escondieron  las  posibilidades  de  transferencia. He perdido el diálogo  y  la confanza en el presidente del club (Carlos Portell), no  lo puedo ocultar más. Por mi mente pasó la idea de volverme de  la pretemporada y dejar el fútbol. Pero no por un capricho.  No  estoy  contento.  Igual, voy a jugar y rendir mejor que antes. No me cuidaron como el ídolo que dicen que soy”, dijo el volante.

Comentarios