No podrán circular por la calle sin bozal ni deambular por espacios públicos. Serán prohibidos los canes cuidadores en escuelas y depósitos. Los infractores pagarán hasta $8 mil en multas.

Los vecinos de Godoy Cruz que sean propietarios o tenedores de perros están obligados a registrarlos y garantizar la seguridad de terceros en espacios públicos. Para eso, deberán contar con una cédula en la que se indique la raza, edad, vacunas y antecedentes violentos del animal. También habrá una lista especial para los canes que hayan incurrido en ataques a personas u otros animales sin provocación. Los incumplidores afrontarán multas que oscilan entre $50 y $8.000.

La iniciativa surge de la reunificación de ordenanzas desde 2010 hasta la fecha y publicadas en el Boletín Oficial (Ordenanza Nº 6733), y tiene como finalidad ordenar toda la legislación vigente en la comuna sobre la tenencia de canes, ya sea dentro del espacio del hogar o en su traslado por la vía pública. Para lograr este objetivo se habilitará un Registro Público de Canes que contará con información detallada de los animales. Entre los datos a consignar se destaca la raza predominante, edad, sexo, color de pelo, tamaño y vacunas recibidas de la mascota. A la que se añadirá información sobre el tenedor o dueño. Aquí también se indicará otras observaciones como transferencias, deceso u otras observaciones sobre su conducta.

La portación de esta cédula será obligatoria tanto para aquel animal que es sacado habitualmente a pasear como para aquel que reside de manera permanente en el interior de una vivienda. En ambos casos deberá ser actualizada y la falta de la misma será considerada como una infracción. Además de requerir del pago de una multa económica, el municipio también estará habilitado para recurrir a la fuerza para secuestrar el animal hasta que no se cumpla con el trámite correspondiente. Y en caso de que nunca se salve o el animal sea abandonado, podrá ser dado en adopción a otro vecino responsable.

Para garantizar extender la seguridad, la ordenanza establece también la prohibición de que los perros circulen de manera libre en espacios cerrados de acceso público, tales como escuelas, jardines maternales, hoteles, sanatorios, oficinas públicas, establecimientos comerciales e industriales.

Lo mismo ocurre con barrios cerrados o complejos de departamentos, y restaurantes o aquellos depósitos de alimentos que puedan ser contaminados.

Perros violentos

La normativa hace hincapié en la seguridad de los vecinos ante la presencia de animales potencialmente peligrosos. Tomando como base la Ley Provincial Nº 7.633, éstos deberán ser identificados mientras circulen en la vía pública mediante el uso de collar amarillo y rojo. Poseerán además un identificador electrónico a través de un microchip  subcutáneo. Y cuándo se encuentren en el hogar, en el frente del domicilio se deberá indicar con un cartel que contenga la frase: “Cuidado Perro Peligroso”.

Junto con la cédula, el can deberá ser apuntado en un registro especial que consigne antecedentes de ataques a personas u otros animales sin provocación. Ante la duda de que uno de estos ejemplares se encuentre suelto, los vecinos podrán notificar de manera anónima a la Municipalidad, para que inicie los trámites de regularización o proceda al retiro del animal.

Servicios

Los trámites de registro y vacunación se realizarán de manera gratuita en las dependencias municipales que se habilitarán para tales casos, aunque también se permitirán certificados de veterinarias privadas. La excepción estará en los animales potencialmente peligrosos, cuyo chip y colocación deberán ser abonadas por el propietario o tenedor del perro.

Cuando se registre el deceso, también deberá ser notificado al Registro para su eliminación. En tanto que el cadáver podrá ser retirado por personal municipal, siempre y cuando se abone la tasa correspondiente.

En caso de incumplimientos o transgresiones, las multas oscilarán entre $50 y $800, las cuales podrán multiplicarse hasta diez veces en casos de reiteración.