El Gambarte renace y el sueño de que el Tomba vuelva al barrio se acerca

Las obras en el estadio de Godoy Cruz, Feliciano Gambarte, avanzan a buen ritmo y el equipo de Primera podría jugar en su cancha el año que viene. Fotos y videos.

Nació como una “idea loca” de un grupo pequeño de hinchas y socios, pero está cada vez más cerca de convertirse en realidad. La vuelta del primer equipo de Godoy Cruz al  estadio Feliciano Gambarte es casi un hecho y el avance acelerado de las obras demuestra que son muchos los que quieren que “el barrio vuelva a sonreír”.

Entregado al abandono durante décadas, el estadio del Tomba fue sede de entrenamientos y de partidos de Inferiores o de la Reserva. El buen estado del campo de juego no era suficiente para que el plantel de Primera pudiera jugar allí sus compromisos oficiales, que tuvieron que mudarse al Malvinas Argentinas.

En 2013, tres personas, que luego pasaron a ser ocho, formaron una suerte de comisión de estadio con el visto bueno de la dirigencia, encabezada por José Mansur, y comenzaron con un trabajo silencioso que, hasta antes del Mundial de Brasil, se enfocó en la limpieza. Después llegó la tarea de difusión y comenzó el “efecto contagio”, según las palabras de Juan Suraci, reconocido periodista y una de las cabezas de la iniciativa.

Los hinchas del Expreso comenzaron a ilusionarse con la posibilidad de volver a su casa, a la Bodega, donde pueden llegar caminando o en colectivo desde casi cualquier punto del Gran Mendoza. Aceptaron el desafío de embarcarse en un proyecto que tiene como estandarte la solidaridad y el trabajo a pulmón.

Llegó el 8N y el 13D, los simpatizantes respondieron a la convocatoria. Doce horas de música en el Club Municipal, un amistoso con ex figuras de la institución y un encuentro ante Gimnasia sirvieron de excusa para que llegaran muchos aportes anónimos y desinteresados que comenzaban a engrosar la columna vertebral del sueño tombino.

“En enero de este año se jugó el partido con Gimnasia, por la Copa Vendimia, fue donde más elocuentemente la gente demostró sus ganas de que el equipo volviera a jugar en el Feliciano Gambarte. Con esa recaudación compramos el alambrado nuevo”, contó Suraci.

Una cifra cercana a los cuatro millones de pesos es lo que se ha invertido hasta ahora. La Municipalidad de Godoy Cruz aportó un subsidio y fue declarado de Interés provincial y departamental, lo que deja la chance abierta para que el proyecto sea parte del Presupuesto oficial.

Entre las obras que se han realizado figuran la ampliación las bocas de ingreso y egreso de la tribuna Sur, el asfalto de la cava (que era de tierra), pozos de filtración para la lluvia, la renovación de las paredes, el cambio de 74 escalones (popular Sur).

Barandas nuevas a los ingresos, demolición del paredón superior de la popular Este y la construcción del nuevo, la construcción del cierre perimetral nuevo, 18 palcos y el arreglo de los bancos de suplentes.

 Lo que falta

El cierre de los palcos, cabinas y accesos nuevos, el cierre de los codos, la iluminación, el arreglo de los vestuarios y de la tribuna Este y la refacción de los baños (a cargo de club) son algunas de las materias pendientes de este ambicioso proyecto, que apunta a que la capacidad del estadio sea de 25 mil personas  (ahora tiene cerca de 14 mil) e incluye la construcción de una segunda bandeja en la Popular Sur.

“Va a ser un estadio moderno, coqueto, no va a tener lujos pero es la concreción de un sueño de mucha gente, que se comprometió. Creyeron que era posible y se contagiaron de nuestro entusiasmo”, opinó el conductor del programa Dos de Punta (radio Andina 90.1).

Uno de los coordinadores de las divisiones menores del club, Alberto Garro, también anhela que el equipo vuelva al Gambarte: “El sentido de pertenencia, la cercanía y los colores son cosas muy importantes, que pueden sumar a la hora de jugar como local”.

El Tomba está cada vez más cerca de concretar un sueño que hasta hace pocos años parecía imposible y era mirado con desconfianza por muchos sectores. Sin embargo, la fuerza de una idea y las ganas de los hinchas consiguieron que fuera una realidad: 2016 debe ser el año para que Godoy Cruz regrese a su casa.

Fotos: Gentileza Juan Suraci y Jorgelina Gómez

Comentarios