Gato simulador: la Justicia cree que Nicolás Gil Pereg finge su locura

Se trata del ciudadano israelí que asesinó a su madre y su tía en nuestra provincia en enero pasado. La defensa del imputado por el doble crimen busca que se lo declare inimputable.

Los abogados defensores del israelí Nicolás Gil Pereg, quien se encuentra detenido por el crimen de su madre y su tía en Mendoza, insisten retrasar el juicio oral contra su cliente presentando apelaciones y testigos, intentando que la Justicia lo declare inimputable.

Sin embargo, la Fiscalía no tiene dudas de que el “hombre gato” solo actúa para evitar ser condenado. “Estamos listos para elevar la causa a juicio oral, si es que no aparecen más oposiciones”, adelantó a Clarín el jefe de los fiscales de Homicidios de Mendoza, Fernando Guzzo.
Pereg está acusado de asesinar a su tía Lily Pereg y su madre Pyrhia Saroussy, quienes habían viajado a Mendoza para visitarlo en enero pasado. Desde el 25 de ese mes, el israelí permanece detenido en el módulo N°3 de la cárcel de San Felipe, donde actúa como un gato: ronronea y maulla, no quiere bañarse y orina y defeca en la celda.
Luego de una serie de estudios médicos ordenados por varios jueces de garantías y apelaciones, la conclusión es que no padece ninguna enfermedad y puede continuar en la cárcel. Sin embargo, el israelí se vuelve cada vez más hostil y afirmó a fines de mayo que si no lo dejan ir a un neuropsiquiátrico iba a suicidarse.

Comentarios