Expectativa por un plenario nacional docente

Todos los sindicatos provinciales se reúnen en Buenos Aires para evaluar la marcha de las negociaciones salariales y ya advirtieron sobre problemas para el inicio de las clases.

 

Los sindicatos, en un comunicado, expresaron su "preocupación por la forma en que se están desarrollando las conversaciones para establecer un acuerdo sobre los salarios docentes de todo el país".

Según afirmaron, del éxito de la negociación dependerá el inicio del ciclo lectivo, previsto para el próximo día 28.

 

En tanto, los dirigentes gremiales de CTERA anunciaron la realización de un plenario de delegados generales para este jueves también frente a la indefinición a nivel nacional. Los maestros aguardan una convocatoria del Gobierno para reiniciar las paritarias del sector, a quince días del inicio de las clases.

 

La indefinición a nivel nacional generó preocupación en los gremios provinciales del sector, como los maestros entrerrianos de AGMER que advirtieron que "las clases no comienzan con normalidad" y los jujeños de ADEP se declararon en estado de alerta y movilización. Fuentes de ambos sectores en disputa estimaron que "esta semana" posiblemente se reanuden las negociaciones, aunque no se fijó una fecha precisa.

 

El Ministerio de Educación nacional mantuvo hasta el viernes reuniones con dirigentes sindicales de CTERA a quienes ofreció aumentos en dos tandas, 2.150 pesos como piso para marzo y 2.200 pesos a partir de julio, que fueron rechazados por insuficiente y por haber sido pautado en dos partes. Los docentes reclamaron un salario mínimo de 2.500 pesos, es decir 700 pesos más que el actual y sin cuotas.

 

Además, pidieron el aumento generalizado de sueldos por encima del 25 por ciento actual y la eliminación de topes para el pago de la Asignación Universal por Hijo y desafectación del Impuesto a las Ganancias para los docentes, entre otros puntos. El gobierno rechazó las pretensiones de CTERA "por irrisoria y por no contemplar la demanda de incremento del incentivo docente y la vigencia del acuerdo desde el 1 de febrero". Ante ello, el gremio nacional convocó a un plenario de secretarios generales para el jueves 17 y declaró el estado de alerta y movilización.

 

En ese marco, fuentes del SUTE dijieron que “nosotros no podemos aceptar un aumento escalonado porque lo necesitamos ahora. El desfasaje que hemos tenido desde el año pasado hasta ahora fue demasiado elevado. Pretendemos un aumento hoy y después en julio volvernos a sentar para avanzar en otros temas, ese es el planteo formal nuestro”.

 

Sobre el inicio de clases, aseguraron que “van a peligrar en la medida en que no haya un buen resultado en las paritarias nacionales”.

Comentarios