Estudiantes pintan murales a modo de examen trimestral

Los trimestrales son, para la mayoría de los estudiantes, exámenes aburridos y tediosos.
Sin embargo, en la escuela artística CarlosVaras Gazari buscaron una manera de incorporar conocimiento y evaluar a los chicos en forma práctica.
Por eso es que los alumnos del último año pintan murales con iconografías de las culturas madres, que son considerados como notas para los trimestrales de Taller Artístico.
“Es un proyecto que se plantea con los chicos de tercero polimodal desde mi espacio disciplinar, con la idea de plasmar en los pilares de la escuela iconografías que tengan que ver con las raíces de nuestra cultura americana y la incidencia que tiene sobre nosotros”, explicó la profesora de Taller Artístico, Teresa Lorenzoni.
Con ese propósito, los alumnos llevaron cabo un trabajo de investigación de iconografía de las culturas madres y su significado.
“Luego del análisis, hicieron una serie de bocetos y luego eligieron uno. Lo ampliaron a tamaño natural y lo calcaron punteando el soporte del papel”, contó la docente.
Este proyecto será tomado como parte de la evaluación: “No es lo mismo que un trimestral que se hace en uno o dos días, esto les está llevando casi un mes. Los chicos lo hacen durante mi clase, pero también aprovechan las horas libres que tiene y hasta han venido los sábados”, relató Lorenzoni.
La presentación final de los trabajos se realizará el 28 de septiembre con un acto que tendrá intervenciones artísticas: “Vamos a hacer una especie de Happening, un evento artístico con danza, música y redescubrimiento de los murales”, detalló la profesora, quien se mostró muy orgullosa por la labor realizada por los estudiantes: “No fue fácil coordinar a 60 alumnos, pero han logrado un trabajo exquisito, no sólo en cuanto a lo que lograron, sino por el proceso, el producir de grupo y todo lo que aprendieron”, finalizó la consultada.
Cristóbal es un estudiante de tercero polimodal que participó de este proyecto: “La experiencia estuvo muy buena, porque nos sirvió para informarnos sobre las culturas madres y luego plasmar ese conocimiento. Es un trabajo que se hace todos los años con los terceros. Los que ya se están yendo dejan su huella en algún lugar de la escuela, la idea es que quede para la posteridad”, dijo el joven.

Comentarios