Un manifestante salta de un autobús después de que lo atacaran con gases lacrimógenos durante las protestas en Nairobi (Kenia).