Ricardo Tapia, cantante de La Mississippi, habló con Diario Vox sobre la presentación de la banda este sábado, sobre su trayectoria, y el blues. El líder de la agrupación recordó a Pappo y a Adrián Otero.
Por Ernesto Ramos
Son pocas las bandas argentinas que logran alcanzar y superar la barrera de los 25 años de carrera con la mayoría de los miembros originales o sin que se les vaya el cantante. Este privilegio pasa con La Mississippi, que el sábado se va a presentar en el N8 Estudio.
Las entradas anticipadas tienen un valor de $120 y pueden conseguirse en el N8 a través de la web  www.tuentrada.com (+ $12 de cargo p/servicio), en Otra vida (Galería Caracol), Siempre deportes (Luján/Maipú) y Mohs (Maxi Mall, Local 8. 9 de Julio 1455, Ciudad)
A lo largo de todos estos años, esta banda cuyo estilo primordial es el blues, se animó incursionar en otros géneros como el rock, soul, funk, candombe, rhythm and blues, entre otros.
Esa identidad y fidelidad es lo que los ha definido como una banda con un estilo único.
Antes del recital de esta banda oriunda del partido bonaerense de Florencio Varela, Diario Vox se comunicó con Ricardo Tapia, cantante, guitarrista y el encargado de la armónica en la agrupación.
¿Cómo va a ser el show que van a dar en Mendoza?
El show va a ser para poner al día lo que está haciendo Mississipi en sus 26 años. El año pasado editamos un CD/DVD en la cual tuvimos invitados. Nosotros vamos a llevar ese material para todos aquellos que quieran comprarlo. En el show también vamos a hacer clásicos, nuevos y el repertorio de “Inoxidables del rock argentino”, donde hacemos versiones de temas de bandas y artistas como Sumo, Manal, León Gieco, entre otros. Hace más de tres años que no nos presentamos en Mendoza.
No cualquier banda llega a 25 años de carrera.[destacada]“No es que el blues desapareció, es el origen de todo. Fijate los Rolling Stones, cuanto más pasa el tiempo muestran que son una banda de blues más clásico”.[/destacada]
La verdad es que somos muy pocas bandas que llegamos a eso. Que estamos con miembros originales creo que somos cuatro: Los Auténticos Decadentes, Las Pelotas, Divididos y nosotros.
¿Te imaginabas todo lo que les pasó después de ese recital de 1989 en Arlequines (fue su debut profesional)?
No, no. Uno trabaja para que pase, pero en verdad no lo imaginaba. Es un gusto trabajar y tener un grupo unido como el nuestro que imagina, que se viene renovando.
¿Cómo ves al blues, en el mundo y en la Argentina? ¿Creés que disminuyó su auge?
No es que el blues desapareció, es el origen de todo. Fijate los Rolling Stones, cuanto más pasa el tiempo muestran que son una banda de blues más clásico. Es una música que se ha metido en varios género como en el folk o en el indie. Actualmente hay bandas que se tiran a los clásicos del blues. Es una forma y el origen del rock y tienen el corazón de la música. Hay blues de todos tipos. No es un ghetto como la música electrónica.
Igual Mississippi es una banda que explora más allá del blues (rock, funk, jazz y hasta heavy con la versión de Ermitaño con Iorio y Marciello)
Hay de todo, nosotros tenemos mucha apertura, todos los discos la tienen.
¿Cómo te enteraste de la muerte de Pappo y de Adrián Otero? ¿Qué pensás que significaron para el rock nacional?
Yo los recuerdo como personas, cuesta un poco cuando no están. Uno los recuerda por lo que eran. Pappo era muy particular, divertido, tenía humor negro, era chispeante. Yo me enteré por la tv y atiné a llamar al celular de él, pensé que era broma de mal gusto. Cuando no atendió tomé noción de lo que pasó. Con Adrián Otero hablé dos días antes de su muerte. Durante esa noche hablamos por teléfono como una hora y media sobre el disco nuevo, sobre cosas de la familia. Adrián era un amigo, coincidíamos en algunas cosas y en otras no, pero así son los amigos. Son situaciones muy duras. Son artistas que dejan cosas muy buenas.