Encontraron gran cantidad de efedrina y se vincula al triple crimen de 2008

Dos “narcobauleras” con efedrina y cocaína fueron el puntapié para las nuevas detenciones del triple asesinato de General Rodríguez.

Dos “narcobauleras” descubiertas en agosto del año pasado en el barrio porteño de Belgrano por falta de pago y donde se encontraron 160 kilos de efedrina, seis de cocaína, 122 botellas de vino con cocaína diluida y valiosa documentación, fueron el puntapié inicial para las nuevas 11 detenciones vinculadas el triple crimen de General Rodríguez, informaron fuentes de la investigación.

Todo se inició de un modo fortuito porque los responsables de la firma “Depósito Belgrano SRL”, quienes explotan bauleras en la calle 11 de Septiembre 3468, llamaron a la policía para contarles que por falta de pago estaban desalojando la baulera número 214 y allí se encontraron con dos valijas, una de las cuales contenía una sustancia blanca polvorienta sospechosa.

Al lugar acudió personal de la División Precursores Químicos de la Policía de la Ciudad con una serie de reactivos y narcotest que confirmaron que en las tres bolsas de nailon tipo Ziploc había dos kilos de cocaína de máxima pureza

Pero en la misma valija, los pesquisas encontraron otros 4,300 kilos de cocaína impregnada en paños de telas ocultos en un doble fondo del equipaje que, según la investigación, tenía como destino Europa.

Además, había 122 botellas de vino tinto que contenían cocaína diluida y una máquina encorchadora.

Los detectives de Precursores Químicos descubrieron que la baulera 214 había sido alquilada desde 2008 por un hombre de nacionalidad mexicana que la pagaba desde el exterior hasta que dejó de hacerlo y comenzó a acumular deuda.

Pero en el mismo depósito había otra baulera, la número 211, a nombre de una mexicana que tampoco estaba en el país, por lo que ante la sospecha de que esté vinculada a la otra fue allanada unos días más tarde por orden del juez federal Daniel Rafecas.

La Policía de la Ciudad abrió la baulera y allí encontró 160 kilogramos de efedrina ocultos en tachos que simulaban ser proteína en polvo para deportistas de la marca “Pulver”, además de balanzas de precisión, embudos y otros elementos de corte y fraccionamiento.

Pero en esta segunda baulera la policía también halló “documentación muy valiosa para la causa del triple crimen de General Rodríguez”, según explicó a la agencia de Noticias Télam uno de los investigadores.

A raíz de esos documentos, el juez Rafecas se declaró incompetente y le giró todas las actuaciones y los materiales secuestrados a su par María Romilda Servini, quien tiene a cargo el expediente principal por los homicidios de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, y ordenó once nuevas detenciones.

Comentarios