En Mendoza se hacen empanadas que “relinchan”

Especialistas en el tema afirman que en épocas de crisis, cuando sube el precio de la carne vacuna, aumenta el robo de caballos para faenarlos.

El jueves de la semana pasada, en la previa a la Fiesta de la Vendimia, miembros de la Agrupación Martín Fierro de Maipú denunciaron el robo de dos caballos que iban a desfilar en el Carrousel.

Esta situación develó una problemática: el robo de caballos para faenarlos y vender su carne. La comercialización de carne de equino es ilegal.

Según las declaraciones que hizo la agrupación a Radio Nihuil, sostienen que se los roban para comercializarlo y convertirlos en carne molida y empanadas. Dicen que no puede ser que esté a 300 pesos el kilo de carne y vendan empanadas por 100 pesos o 120 pesos.

Lucas Sbriglio, médico veterinario, jefe de Zoonosis de la Municipalidad de Maipú e integrante de la Agrupación Gaucha Martín Fierro, afirmó que en Mendoza se está comercializando carne de caballo: “Esto no es una novedad, esto ha ocurrido históricamente. Los momentos en los que ocurren estos hechos coinciden siempre cuando hay grandes aumentos de la carne vacuna y comienza a aparecer el negocio clandestino de carne, incluida la carne de caballo”.

“Siempre hay dos cosas que pasan después de los aumentos de la carne vacuna: una es el robo de caballo y la otra es el aumento de la caza furtiva de animales silvestres”, señaló.

“La carne de caballo es muy diferente a la de la vaca respecto a que tiene mayor contenido glucógeno intramuscular, o sea, en el caso de los bovinos la reserva de glucógeno es intrahepática, en el caso de los equinos es intramuscular lo que la hace un poco mucho más dulce, espuma a la cocción, es distinta, pero puede camuflarse para distintos uso como por ejemplo empanadas”, explicó.

Sobre el porqué en Chile la carne de caballo se comercializa como un alimento natural y en Argentina no, indicó: “Eso tiene un contexto histórico, la frase: La Patria se hizo a caballo no es aislada, el caballo es parte de nuestra idiosincrasia. Y nosotros consumimos casi 70 kilos de carne vacuna por habitante, somos el consumo número 1 mundial de carne vacuna, no necesitamos sumarle la carne de caballo. En época de crisis baja a 60 kilos, a 58 pero siguen siendo números abismales. El caballo es parte de nuestra idiosincrasia, hay una unión muy fuerte entre el humano y el caballo que todavía se arraiga en nuestras tradiciones”.

Comentarios