En la Universidad Nacional de Cuyo sí se puede comer por $3

Hace años que en Argentina un menú diario dejó de cubrirse con un número de una sola cifra.
El creciente deterioro del valor de la moneda ha llevado a que aquellos que se vean obligados a almorzar fuera de su casa, no gasten menos de $20 o $30 por día entre alimento y bebida.
En contraparte, sin subsidios nacionales ni acuerdos con supermercados, desde hace 4 años que el Comedor Universitario de la UNCuyo ofrece un menú de costo subvencionado, que se sitúa entre $3 y $4 para estudiantes y docentes, respectivamente, de esa casa de estudios. Si bien también puede asistir público en general, los interesados tienen que pagar los $20 del costo real de la bandeja.
Por día asisten unas mil quinientas personas, que con carnet en mano, abonan ese mínimo importe para acceder al ticket con el que luego retirarán la bandeja de alimentos. El menú, fue diseñado por una nutricionista y es sometido a controles regulares de calidad, así como de higiene del establecimiento.
Presupuesto
Algo paradigmático es que este comedor no cuenta con subsidios fuera de su presupuesto asignado, por lo que se mantiene a través de los ingresos que percibe como contraprestación y el dinero que cobran por alimentar a los becados ($400 al mes).
Para hacer frente al constante aumento de los costos de los ingredientes, las autoridades del comedor tuvieron que empezar a vender bebidas, que equilibren de algún modo la balanza de gastos. Además, todas las mañanas ofrecen una línea de desayunos que suman a la recaudación general.
De acuerdo a una estimación hecha por el personal, las 1.500 raciones que se sirven a diario le significan un costo de $33.000, es decir $22 por plato. Esto arroja que cada estudiante abona menos del 15% del valor real de los alimentos.
Kioscos y bufetes
Algo que no se puede dejar pasar es que dado que la UNCuyo se encuentra alejada de la ciudad, su oferta gastronómica se reduce a los alimentos que sean producidos por el Comedor Universitario y los bufetes de las facultades.
Si bien los costos son complemente distintos y los platos con bebida incluida no bajan de los $30, estos comercios cuentan con la ventaja de atender rápidamente a los estudiantes, que de concurrir al Comedor pueden demorarse entre 60 y 90 minutos, sólo para completar las dos filas para comprar el ticket y la segunda para retirar  la bandeja.
Por esta razón, muchos estudiantes y sobre todo docentes, con horarios apretados, se ven obligados a tener que restar de sus ingresos hasta $600 cada mes.

Comentarios