En el último año, las jubilaciones han estado por debajo de la inflación

A pesar de la suba del 10,74% dispuesta para junio, los haberes jubilatorios acumulan en doce meses un atraso que no alcanza a igualar a la inflación.

El gobierno nacional estableció que el haber mínimo jubilatorio a partir de junio será de $11.528,44, lo que representa un incremento de 10,74% con respecto al incremento de marzo último. Además, el incremento se aplica a la Prestación Básica Universal (PBU) y de la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM), que quedarán en $ 5.446,47 y $ 9.222,75, respectivamente.

Desde que se aprobó la nueva fórmula de movilidad a fines de 2017, el valor de las jubilaciones se actualiza trimestralmente utilizando como referencia el 70% de la variación del índice de precios al consumo (IPC) y el 30% de la remuneración imponible promedio de los trabajadores estables (RIPTE). De este modo, al sumar los aumentos de marzo y junio resulta que en lo que va del año la jubilación mínima aumentó un 22,57%, porcentaje que supera la inflación acumulada durante el primer cuatrimestre del año, incluso si se agrega la proyectada para mayo que podría rondar en el 3,9%.

Ahora, si el cálculo se realiza tomando los últimos doce meses el resultado es que las jubilaciones solo aumentaron un 42,71% contra el 55,8% de inflación acumulada en ese periodo, lo que significa un atraso de 13 puntos como también una fuerte pérdida del poder adquisitivo.

Al respecto, el presidente de la Federación de Jubilados de Mendoza, Edgardo Civit Evans, señaló que “recién con el aumento de septiembre, las jubilaciones podrían estar cerca de igualar a la inflación”, aunque aclaró que no solo se debe tener en cuenta el impacto de la inflación sino que además se debe contemplar el efecto de la devaluación para tener una dimensión de lo que ha realmente han perdido las jubilaciones.

En esa línea afirmó que cuando se compara el valor medido en dólares del haber mínimo jubilatorio en Argentina, que actualmente rondaría los 250 dólares, con la de otros países de la región como Colombia, Chile o Uruguay, donde es de 350 y 400 dólares, queda en evidencia el enorme retroceso que han sufrido las jubilaciones en el país como consecuencia de la fuerte devaluación de los últimos años. Más evidente resulta si se tiene en cuenta que antes de la reforma previsional, la jubilación mínima en Argentina era de 475 dólares, lo que actualmente equivaldría a unos $21.375 con un dólar a $45. Aunque ese importe tampoco alcanzaría a cubrir el valor de la canasta básica de los jubilados que, según la Defensoría de la Tercera Edad, alcanzó en abril los $30.524.

Para Civit Evans, los números no hacen otra cosa que demostrar que “la nueva fórmula de aumento de las jubilaciones no ha cumplido para nada con su objetivo porque desde su aprobación los haberes han perdido entre un 20 y 30% frente a la inflación y mucho más si se mide en dólares”.

Comentarios