Dependencias municipales y espacios privados como restoranes, confiterías y peloteros, entre otros, deberán contar con un sector especial. Correrá en sanitarios para mujeres y hombres.

El cambio de pañales de un bebé fuera de casa resulta un trastorno tanto para madres o padres, que prefieren quedarse en sus casas y no tener que lidiar con la falta de espacio en baños públicos y la falta de comprensión de otros usuarios del sanitario. Esta situación fue tomada en cuenta por el Municipio de Capital, que a partir de ahora hará obligatoria la instalación de cambiadores en lugares con acceso libre.

La ordenanza, publicada ayer en el Boletín Oficial, detalla que “la instalación para de cambiadores para bebés en baños y/o sanitarios o en espacios claramente identificados y señalizados para ese fin”.

La norma no discrimina sobre el tipo de local sino que incluye tanto a las dependencias municipales como privadas de acceso libre. De este modo, restoranes, confiterías, cafés, locales de comida rápida, establecimientos de diversión infantil, y clubes, entre otros similares, estarán obligados a adaptarse.

La medida posee además una mirada inclusiva al determinar que los cambiadores estarán disponibles tanto en los “toilete” de mujeres como de hombres, atendiendo a que “la rutina moderna hace que el cuidado de niños no sea algo privativos de las mujeres”. “En la actualidad es más frecuente ver a niños en edad de uso de pañal al cuidado de un hombre solo”, reseña.

Además de su identificación, el cambiador deberá significar un espacio seguro tanto para padre, madre y niños y niñas en edad de uso de pañal, y que no genere una molestia para el resto de las personas que hacen uso del sanitario. En  otras ciudades argentinas como Córdoba Capital y Concordia, existen modelos compactos que se adhieren a la pared y permanecen cerrados mientras cuando no son empleados.

De esta manera, la Ciudad de Mendoza se convertirá en una pionera provincial en el reconocimiento de los de los derechos y obligaciones inherentes a ambos sexos en lo que respecta al cuidado de menores a su cargo.

“Se debe garantizar como Municipio la protección de los niños y niñas, siendo ellos el futuro por lo que debemos ofrecerles una ciudad moderna, asociada y participativa”, resalta la ordenanza.

Hasta el momento, la norma no incluye ningún tipo de penalización para quienes no la obedezcan, pero sí adelanta la realización de una campaña masiva por todos los medios de comunicación, cuya finalidad será la creación de consciencia tanto para los locales como para los visitantes y consumidores. “La Ciudad de Mendoza impulsa distintas acciones y actividades tendientes a ser una ciudad más educada y solidaria”, consigna la norma redactada por los ediles.