Bodegueros estadounidense quieren competir en su país con el varietal mendocino, que ya ha ganado espacio en las góndolas y aceptación de los consumidores.

Bodegueros de California están implantando clones de cepas mendocinas de malbec para poder competir dentro de los Estados Unidos con el vino varietal argentino que ya ha ganado espacio en las góndolas y aceptación de los consumidores de los mercados más exigentes del mundo.

“El malbec argentino fue ganando las góndolas y el paladar de los consumidores más exigentes en los mercados más importantes del mundo, a punto tal que muchas bodegas de California han optado por implantar clones de este varietal para sus viñedos”, expicó a Télam Max Morales, director de la consultora especializada Andes Wine.

De esta forma, el posicionamiento del malbec argentino en las preferencias de consumidores de alto poder adquisitivo de los Estados Unidos trajo aparejado el surgimiento de un competidor, el malbec de California, que ya aparece y gana espacio en el terreno y en las góndolas estadounidenses.

“El Malbec argentino tiene un competidor que está comenzando a mermar las oportunidades de ingresar a ciertos nichos de alto valor en Estados Unidos”, dijo Max Morales quien, además, brindó un panorama sobre la expansión de las cepas clonadas en los valles californianos.

Según un estudio de mercado realizado por el especialista chileno, las diferentes bodegas del Valle de Napa y Sonora “vieron las fortalezas que el malbec representaba como varietal y comenzaron a establecer viñedos” a través de una constante capacidad de innovación vitivinícola.

“Es el caso de (la bodega) Flora Spring del Valle de Napa, que tiene entre sus opciones un malbec llamado Ghost Winery, nombre que proviene de las viñas que fueron implantadas entre 1860 y 1900, y que fueron abandonadas en los principios del siglo XX”, ejemplificó.

Esta bodega produce malbec enpequeñas partidas, “alrededor de 490 cajas de 12 botellas, con 22 meses en barrica, y con valores que alcanzan los US$ 55 en retail”, comentó Morales.

“Otro caso similar sucede en la zona de Winters, en el Valle de Sacramento, donde el malbec plantado hace unos años se está dando de forma excepcional debido a las condiciones agroclimáticas más secas y de menor precipitaciones, comparadas con Napa Valley”, sostuvo.

“En las góndolas de diversas tiendas de vinos californianas, hay una amplia variedad de malbec de Argentina, pero progresivamente el varietal californiano se hace un espacio”, concluyó el especialista chileno.

El experto consideró que otro de los factores influenciadores en el posicionamiento del malbec fue el gran desarrollo inmobiliario vitivinícola que hicieron empresas como The Wines of Mendoza, donde inversionistas norteamericanos de alto patrimonio comenzaron a comprar terrenos para tener su finca argentina.

“Esto generó un modelo de negocios interesante que incluso potenció la distribución y venta de vinos argentinos entre consumidores norteamericanos, y le abrió las puertas para que se pudiera globalizar”, comentó al respecto.

Morales destacó otras iniciativas impulsadas por Wines of Argentina como el malbec World Day, que tuvo grandes repercusiones en los consumidores que pudieron degustar la emblemática cepa argentina.

“El trabajo realizado por enólogos, bodegas e inversionistas argentinos por posicionar los diversos terroirs del malbec como Luján de Cuyo, Valle de Uco) surtió efecto de una forma que hay que tener en cuenta para entender el consumo de malbec en Estados Unidos”, dijo.